Sigue la violencia en la ciudad de Aguascalientes y ahora fue en la colonia José López Portillo donde dos sicarios intentaron ejecutar a un individuo que cuenta con antecedentes penales por robo, quien resultó gravemente herido al recibir un balazo en la cabeza.
Los sangrientos hechos se registraron el sábado a las 00:10 horas, en la avenida Soberana Convención Militar Revolucionaria y esquina con la calle Ricardo García Mendoza.
De acuerdo a las investigaciones que realizan agentes del Grupo Homicidios de la PDI, a la hora señalada llegaron dos sicarios a una vivienda donde habita la víctima, que fue identificada como Miguel Angel, de 36 años.
Los sospechosos ingresaron a la cochera y tocaron la puerta y cuando Miguel Angel abrió para ver de quien se trataba, observó a los dos sujetos que iban armados con pistolas tipo escuadra.
De inmediato la víctima trató de cerrar la puerta, pero los sicarios lo impidieron y uno de ellos logró introducir la mano y disparó con su pistola tipo escuadra, logrando herir a Miguel Angel en el rostro.
Los sospechosos escaparon en una motocicleta tipo cross, color negro y placa de circulación 14CPV9 de Aguascalientes.
Mientras tanto, familiares de Miguel Angel llamaron a los servicios de emergencia y en una ambulancia de Cruz Roja fue trasladado a recibir atención médica al Hospital Hidalgo, donde le detectaron una herida de bala en la región facial, sin orificio de salida.
A la escena del ataque armado acudieron policías preventivos del Destacamento “Insurgentes” y agentes del Grupo de Operaciones Especiales, así como agentes de la Fiscalía General del Estado.
También arribaron agentes de la Unidad Municipal de Atención Inmediata (UMAI), quienes aseguraron un casquillo percutido calibre 9 mm. Aunque se implementó un operativo de búsqueda de los sospechosos, éstos lograron escapar.
Más tarde, a las 01:20 horas, los oficiales de la SSPM encontraron abandonada la motocicleta en que escaparon los sicarios, sobre la calle José Antonio López Velarde, en el fraccionamiento Educación Álamos.
Al dar seguimiento a las cámaras de vigilancia, se detectó que, tras el intento de ejecución, los sicarios escaparon por la avenida Soberana Convención Militar y calles más adelante uno de los sospechosos descendió de la motocicleta para retirarse caminando.
Mientras tanto, su cómplice continuó con su fuga hasta la calle José Antonio López Velarde y dejó la motocicleta abandonada en una privada, para después brincar una barda y escapar hacia el río San Pedro. Cabe destacar que la motocicleta utilizada en el intento de ejecución, no contaba con reporte de robo.