Por FRANCISCO VARGAS M. Enviado
(Crónica y Fotos)

Jesús María, Aguascalientes. Domingo 31 de julio. Con gran ambiente y estupenda organización de la entusiasta empresa “Estirpe Ganadera”, se llevó a cabo la histórica I Corrida Goyesca de la Feria de ‘Los Chicahuales 2022’ de Jesús María, misma que se realizó con el lema: “Vengo a Mandar ¿Y Tú?”. En este evento, se alzó como gran triunfador Héctor Gutiérrez al cortar un total de dos orejas, premios que le redituaron salir en hombros al final del festejo, donde Miguel Aguilar estuvo en sus tres toros, con enorme entrega, valor y disposición y, si no tocó pelo, fue por sus fallas con el acero, teniendo una salida al tercio. Cabe mencionar que en esta ‘Justa Ganadera’, el trofeo en disputa llamado “Rey de la Dehesa” fue para la ganadería jalisciense de Corlomé.
Con clima caluroso y tres cuartos de entrada en el Lienzo Charro y Plaza “Xonacatique”, se jugaron toros de tres diferentes ganaderías, las cuales fueron de la divisa aguascalentense de Campo Grande. De estas, tres fueron primero y tercero, un tanto carentes de bravura, y segundo con poca fuerza; dos de la ganadería de Corlomé, tercero carente de fuerza y cuarto con transmisión y bravura de nombre “Gladiador”, mismo que fue elegido como el mejor toro por parte del jurado calificador; y uno también de la dehesa jalisciense de Villa Carmela, quinto con fijeza y toreable, sin lidiarse el otro reseñado de dicha dehesa por despitorrarse en el embarque.

HÉCTOR GUTIÉRREZ
Con su primero “Tela de Oro”, de Campo Grande, lo recibió con lances para fijarlo y dos verónicas cerrando con vistosa revolera; mientras que Aguilar, al tomar su turno, quitó por chicuelinas, siendo visible la falta de fuerza y bravura del colorado astado. Con muleta realizó una faena entendida a media altura por ambos lados, sin exigirle al burel que siempre acudió con la cara arriba, quedándose corto sobre todo por el izquierdo, estando Gutiérrez con disposición y logrando meritorios pases. De estocada entera poco trasera y caída concluyó para palmas.
El segundo de su lote fue “Y Tú”, de Corlomé, mismo que salió con bríos, rematando en tablas con fuerza, pero que no acudió con prontitud a la capa de Héctor. Por su parte Miguel quitó por apretadas saltilleras respondiendo Héctor por chicuelinas, rodando por la arena el burel. Sarga en mano, inició con pases a media altura tomándole pronto la distancia, para lograr una lucida faena básicamente derechista, sacando pases uno a uno, sin exigencia al ver la poca fuerza del burel que embistió siempre con franqueza, intercalando adornos como pases cambiados por la espalda, dosantinas y desplante del teléfono. En la parte final de su faena, metió prácticamente entre los pitones, viniendo un desplante a cuerpo limpio. Estocada hasta la empuñadura para petición de oreja que le fue concedida por parte del juez y amigo Carlos Gómez.
El quinto fue “Currito”, de Villa Carmela, con el que se abrió con capa lanceando de buena manera a la verónica, cerrando con torería soltando una punta del capote. Por bajo comenzó su artística faena, donde se recreó en cada uno de sus pases que trazó por ambos lados, aprovechando las bondades y fijas embestidas del astado, sin faltar adornos como pases cambiados por la espalda a la mínima distancia. Con determinación se fue tras el acero, dejando una estocada un tanto caída teniendo solicitud de oreja, que le fue otorgada.

MIGUEL AGUILAR
A“Nostalgia” de Campo Grande, lo saludó con verónicas siendo mejor la media de pintura, por su parte Héctor quitó por vistosas y ajustadas saltilleras. Viendo la poca fuerza del astado, inició por alto su trasteo, mismo que tuvo oficio, solvencia y buen trazo, logrando pases que tuvieron eco en el tendido, ante las francas y nobles embestidas del astado. En la suerte suprema señaló un pinchazo y estocada entera de efectos inmediatos escuchando fuerte ovación que agradeció en el tercio.
El cuarto se llamó “Gladiador” de Corlomé, con el que se recreó lanceando a la verónica de manera sedeña, pasando un momento de apuros el subalterno de a pie Héctor García al caer en la cara del astado; mientras que en varas, el toro embistió con prontitud recargando con fuerza, siendo excelentemente picado por Guillermo Cobos, por lo que recibió palmas. Ya con muleta, con un toro con transmisión, logró un trasteo de gran firmeza y sin dudas, sacando pases que calaron en el tendido, quedándose un tanto aplomado el burel por lo que acortó las distancias, pegándose un buen arrimón y logrando pases a la mínima distancia, que el público le reconoció. Se fue tras el acero, dejando un pinchazo hondo que surtió efectos recibiendo palmas de aliento.
El cierra plaza fue “Flor de Alba”, manso y con cierto peligro con el que abrevió con capa, sufriendo un susto el experimentado y destacado subalterno Gustavo Campos. Con muleta a base de darle las tablas y torearlo en su querencia, le robó prácticamente los pases al burel, terminando de dos pinchazos y estocada para palmas.
Al final del festejo fue sacado en hombros Héctor Gutiérrez, mientras que el trofeo al mejor toro en esta “Justa Ganadera” fue para “Gladiador”, número 59 con 463 kilos, de Corlomé, y lo recibió el ganadero Sergio Lomelí -hijo-, de manos del alcalde José Antonio Arámbula López y del empresario de “Estirpe Ganadera” Gilberto Castorena Perales, a quien felicitamos como a toda su apreciable familia y colaboradores, por su enorme afición y realizar este tipo de corridas. (pacovargas_@hotmail.com <mailto:pacovargas_@hotmail.com>)