Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La disponibilidad de suficientes camas con ventiladores no asegura una mejora en el pronóstico de los pacientes con Covid-19, concluye un artículo difundido por Intensive Care Med.
En el estudio fueron considerados 12 mil 18 pacientes de Covid-19 intubados y ventilados mecánicamente en México hasta el pasado 13 de agosto.
Más de la mitad de ellos, 57 por ciento, fue ventilado fuera de la unidad de cuidados intensivos y la mayoría, el 73.7 por ciento, es decir 8 mil 861, murió, reporta un artículo difundido por la revista especializada.
“Las autoridades sanitarias mexicanas han manifestado que la respuesta a la pandemia ha sido satisfactoria porque el sistema de salud no se ha visto afectado debido a que se dispone de un gran número de camas con ventiladores.
“Como se muestra en este informe, la disponibilidad de números suficientes de camas con ventiladores no asegura una mejora en el pronóstico de los pacientes con Covid-19”, se advierte en el informe.
El análisis realizado por Silvio A. Namendys, Alan Gutierrez y Juan P. Romero, apunta que más allá de la cantidad de camas con ventiladores, la alta tasa de mortalidad de los pacientes intubados con Covid-19 en México también puede asociarse con la calidad de la atención.
Según el reporte, la alta mortalidad hospitalaria en el País de 73.7 por ciento fue superior a la registrada en países de altos ingresos como el Reino Unido, que registró 67.4 por ciento, o Alemania, con 53 por ciento.
De acuerdo con Gustavo Oláiz, coordinador del Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud de la UNAM, no hay una relación entre camas disponibles y muertes de pacientes con Covid, pues su asociación es más compleja.
“Depende de la capacidad del equipo de salud, la disponibilidad de ventiladores, etcétera, pero mucho más importante es el tiempo de evolución de la enfermedad antes de llegar al hospital, la gravedad con la que ingresa, el tipo de tratamiento que ha recibido y que recibe una vez que es hospitalizado.
“Y antes todavía más importante es la dosis de virus que recibe el paciente, si utilizó cubrebocas, la vía de ingreso del virus y su condición inmune previo a la enfermedad”, apuntó.