El procurador Estatal de Protección al Ambiente, Héctor Anaya Pérez, aseveró que la verificación vehicular al transporte público colectivo se realiza directamente en las terminales de este servicio porque han llegado los reportes ciudadanos de contaminación ostensible de alguna unidad, aunque éstas contaban con el holograma correspondiente, por lo que se presume la simulación de esa obligación ambiental.
Por ello, el titular de la Proespa hizo un llamado a la honestidad por parte de los responsables de los camiones urbanos y suburbanos, así como a los propietarios de los Centros de Verificación Vehicular, para evitar estas faltas importantes que van en detrimento del programa y del cuidado del medio ambiente del estado.
En lo que va del año, se han retirado cinco unidades de las calles por contaminar el medio ambiente, detalló.
Cada vez que un ciudadano observa que un camión colectivo urbano contamina, se convierte en una inconsistencia y, por esa razón, la Procuraduría ha asumido el control de la situación y acude a las terminales para generar certeza de que las unidades están dentro de los niveles permitidos.
Héctor Anaya Pérez, asimismo, detalló que la unidad móvil se lleva a las terminales para hacer la revisión de contaminantes de los vehículos y las pruebas se hacen ante los inspectores de la Proespa.
Estos trabajos se hacen de modo conjunto con la Coordinacion de Movilidad y con los concesionarios del transporte público urbano. Además, ha resultado muy efectivo este operativo de vigilancia porque se evita que salgan a las calles esas unidades que no acreditan certificarse y, por ende, deben entrar a un proceso de mantenimiento mecánico.
La Proespa está centrada en fortalecer la invitación, la educación y sensibilización ciudadana para que participe en los programas de protección ambiental, de modo que, del año 2020 al 2021, se incrementó en un 10% la verificación vehicular sin necesidad de quitarles el vehículo a los propietarios.

¡Participa con tu opinión!