La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros en Aguascalientes (Condusef) exhortó a tener cuidado para que la prisa, la desesperación o el simple descuido no sean factores que causen problemas en los bolsillos de personas al momento de realizar alguna transferencia electrónica o depósito bancario.
Ignacio Villanueva Chávez, subdelegado de la Condusef, señaló que si se deposita por error en otra cuenta, algunas instituciones financieras ayudan a sus cuentahabientes, aunque el error se considera del usuario. Algunos bancos brindan información a sus clientes en sus páginas web, donde mencionan la posibilidad de anular alguna transferencia bancaria.
Explicó que una vez que la transacción está hecha, el banco se encargará de buscar la información del titular de la cuenta, contactarán directamente con él para comunicarle el error y acordar cómo y cuándo se devolverán los fondos. De esta manera se resguarda la identidad de ambas partes.
“Es importante saber que ambos procesos dependerán de la buena fe de los involucrados, ya que el beneficiario deberá mostrar conformidad para regresar el dinero depositado en su cuenta. Como último recurso, el usuario financiero podrá llevar el caso a una instancia legal, pero los gastos correrán por su propia cuenta”, comentó.
Para no llegar a una situación como ésta es importante revisar la información que se proporciona al banco antes de hacer cualquier transferencia. En el caso de que sea un depósito interbancario, en ese momento el banco donde se hizo el depósito solicita al banco del beneficiario la devolución total de la transferencia.
Otra de las opciones es llamar a la sucursal en cuanto se note el error cometido. Todas las entidades tienen una hora de corte, es decir, la transferencia se lleva acabo dependiendo su sistema y destino de la cantidad depositada. La mayoría de los depósitos tarda entre uno o dos días hábiles a excepción de cuando las cuentas son de la misma institución.
Por último, señaló que si te depositan en tu cuenta por error, no hay que disponer de ese dinero. Contacta con el banco y revisa de dónde provino el depósito. De usar lo que no es tuyo, podría hacerse responsable de alguna acción legal. Cuando el banco o el usuario perjudicado descubran lo que sucedió, solicitarán que se devuelva el monto de la transferencia.