Derivado de la contingencia sanitaria por el COVID-19, el panorama resulta muy alentador para las 220 hectáreas cultivadas y en proceso de cosecha de ajo de exportación producida en el estado de Aguascalientes, informó el gerente del Comité Sistema Producto de esta especie, Hostilio Torres Robles, quien precisó que en el mercado internacional hay desabasto de esta planta.

Indicó que los ajos chinos que suelen ingresar e invadir los mercados internacionales ahora no han podido salir de su territorio, y por esa razón hay un desabasto de esta planta y el precio se mantiene en niveles buenos para los productores de ajo y se espera que la producción aguascalentense que ya se cosecha se empiece a vender pronto en el mercado norteamericano.

En entrevista con El Heraldo, Torres Robles señaló que en el actual ciclo de cultivo se sembraron 40 hectáreas más que el año anterior, alcanzando la cifra de 220 hectáreas entre 30 productores establecidos en los municipios de Rincón de Romos, Pabellón de Arteaga, Asientos y Tepezalá.

En este momento, las especies de ajo para exportación son el perla y el piedra blanca, en el primero se alcanza un rendimiento de 10 a 12 toneladas por hectárea y en el segundo oscila de 16 a 18 toneladas por hectárea.

Asimismo, mencionó que alrededor de 70 o 80 hectáreas de la superficie sembrada se trata de la variedad denominada jaspeado, la cual suele comercializarse en el mercado nacional.

Detalló que las variedades del ajo perla y el piedra blanca se producen para exportación y la proyección es que todo se venderá fuera del territorio nacional, de acuerdo a las condiciones vigentes en la comercialización de esta planta a nivel mundial.

El principal comprador del ajo aguascalentense es el mercado estadounidense, por lo que en este momento “las ventanas están abiertas para pasar hacia aquel lado de la frontera, aunque ciertamente se deben cumplir con determinados requisitos”, apuntó finalmente.