Por Rubén Torres Cruz

Luego de la amenaza de parte elementos de la Policía Federal en el sentido de realizar un paro nacional al oponerse a los lineamientos de la Guardia Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador, reconoció que faltó información a los uniformados sobre el proceso de incorporación al nuevo modelo policial del cual dijo es voluntario, situación que lamentó ha sido mal aprovechada por gente que no pertenecen a la corporación.
En rueda de prensa ofrecida en Palacio Nacional, el mandatario federal precisó que se trata de un reajuste en temas de seguridad y que de acuerdo al mandato debe de realizarse en un plazo de 18 meses. Agregó que ningún elemento será despedido y mantendrán sus prestaciones y salario.
“No tiene razón de ser no tiene fundamento, porque no hay despidos, no se están quitando salarios, prestaciones, continúan la misma situación que prevalecía el ingreso a la Guardia Nacional es voluntario, está establecida en el mes que en 18 meses desaparece la Policía Federal y que aun con este escrito legal se tomo la decisión de no despedir a ningún elemento, todos van a mantener su trabajo” señaló.
López Obrador, agregó que de tras de las inconformidades de los elementos federales existe mano negra que actúan con otros intereses, sin embargo, reiteró los derechos laborales de los oficiales, serán respetados en todo momento.
“Estamos trabajando en la homologación de sueldos y prestaciones, de modo que no hay motivo de fondo, pero también somos libres y podemos manifestarnos y protestar, lo único es que se cuide que no se afecte a la población y que no haya violencia” sentenció.
Finalmente, el presidente adelantó que en el transcurso de la mañana presentarán un informe sobre los actos de corrupción en la PF y denuncias en contra de ésta. Al exponer el ejemplo de supuestas irregularidades sobre la compra de equipo por más de dos millones de pesos, cuando su precio normal era de 800 mil pesos.