A pesar de que en Aguascalientes la extracción de agua es cada vez a mayor profundidad, las condiciones geológicas en la entidad no implican mayores riesgos para la aparición de socavones, como ha sucedido en otras partes del país. No obstante, la entidad presenta serios problemas por fallas geológicas, que han ido en aumento en los últimos años.

El geólogo Arturo Sotelo explicó que hay lugares en la ciudad plenamente identificados que presentan serios problemas por el reacomodo de placas tectónicas, sin embargo, ninguna autoridad, de los tres niveles de gobierno, se ha preocupado por atenderlas; incluso, hasta se ha permitido la construcción de fraccionamientos en zonas de riesgo. El especialistas en fallas y grietas detalló que, por medio de estudios realizados, ha detectado dos de ellas: ambas en segundo anillo, mismas que se encuentran a la altura del fraccionamiento El Cóbano, así como a espaldas del campus central de la UAA, antes de llegar a la avenida Guadalupe González, situación que se pudiera agravar, aunado esto al paso constante de automóviles. Lo mismo sucede en municipios del interior, tal es el caso de Rincón de Romos, donde existe una falla de grandes dimensiones afectando, dijo, viviendas de al menos cinco unidades habitacionales, algunas de ellas incluso al borde del colapso. En ese sentido, el geólogo exhortó a las autoridades correspondientes a tomar cartas en el asunto antes de que se registren situaciones trágicas. De la misma manera, recordó las fallas existentes en el fraccionamiento Santa Paulina, además de la falla de Casa Blanca, otra más en Versalles y una tercera en Jesús María.

“Las autoridades están actuando con total indiferencia. Estamos a tiempo de evitar una tragedia. Al sur, una de las fallas, plenamente identificada, atraviesa incluso los patios universitarios. Presenta una profundidad de doce metros con una zona de alteración de veinte metros”, explicó.