Cosío es un municipio lleno de magia para todos los visitantes, donde pueden admirar el turismo religioso, sus bellos paisajes, así como degustar buenos vinos enmarcados dentro del Festival de la Uva, con la ruta que forman ciclistas de montaña, destacó el alcalde Juan Manuel Villalpando Adame.
A decir del primer edil, Cosío no es el último municipio del estado de Aguascalientes, sino el primero, de ahí que el que no conoce esta tierra, no conoce la entidad en su totalidad. Apuntó que este municipio cuenta con muchos atractivos, donde su cabecera es un lugar que ofrece tranquilidad y seguridad para los turistas.
En materia religiosa, subrayó que cuentan con el Santuario al Cristo Indígena Milagroso, un Cristo que data del siglo XVII, el cual se celebra el día 6 de agosto, en la fecha de la Transfiguración. “Según el dato que tenemos, es que en la República nada más hay dos cristos con este material, el que tenemos aquí en Cosío y uno que está en el Convento de Guadalupe de los Franciscanos, el cual está elaborado con pasta de caña, no es muy común, nos dimos cuenta cuando lo quisimos restaurar”.
Asimismo, cuentan con un Cristo cadiziano, es decir, traído de Cádiz, España, del cual también sólo hay dos en el país, el que está en Cosío y el que se encuentra en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México. Está también el Cerro de las Tres Caídas, donde se ubica lo que se conoce como Cueva Sensorial que aún no está terminada y donde se busca que la gente aprecie, sienta y palpe la naturaleza con sus propios sentidos.
Siguiendo más al norte se encuentra el atractivo de la Presa de Natillas, la chica y la grande, que representa un espacio de distracción importante donde los turistas pueden admirar el atardecer o pasar una lunada. Más arriba se encuentra un lugar de esparcimiento conocido como Los Vaqueros en la Sierra, donde está la ruta que lleva a los ciclistas de montaña al Festival de la Uva.
“Tenemos también la Hacienda Cuatro Soles, un lugar donde se elabora vino tinto, blanco y rosado; Cosío es un municipio viticultor, con cerca de 900 hectáreas y aproximadamente 250 viticultores preocupados porque resurja en el estado el cultivo de la vid; la meta es llegar a 1,200 hectáreas. Entonces, de entrada es lo que podemos ofrecer en nuestro municipio, además de sus pequeños detalles”, finalizó.