El gobernador Martín Orozco Sandoval inauguró ayer la planta de Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos (RPBI) del ISSEA, que implicó una inversión de 18.5 millones de pesos, y con una capacidad para procesar mensualmente 7 mil 500 kilogramos de residuos no anatómicos como gasas, jeringas, agujas, bisturí y todos esos materiales que no son del cuerpo humano.
Luego, informó que el Gobierno del Estado entregará un sistema de salud fuerte, de calidad, reconocido a nivel nacional, que responde a las necesidades de la ciudadanía, con los insumos necesarios en los hospitales y en los centros de salud para brindar atención oportuna a los aguascalentenses.
El mandatario extendió una felicitación al personal médico que demostró su compromiso en los momentos más álgidos de la pandemia e hizo un llamado a seguir trabajando con ese ánimo de la mano de la próxima administración.
Por su parte, el secretario de Salud, Miguel Ángel Piza Jiménez, precisó que la planta de Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos brindará servicios internos confinados de materiales y desechos contaminantes para dar acción al proceso de descontaminación.
Asimismo, dijo que permitirá una mejor administración de los recursos, al reducir los gastos de operación producidos para la Secretaría de Salud generando un ahorro entre 2 y 3 millones de pesos anuales en materia de arrendamientos, transporte y logística, así como la mejora continua en materia ambiental.
Detalló que esta planta de tratamiento tiene la capacidad a partir del 2023 de dar servicio a todos los hospitales privados, laboratorios, clínicas, con una capacidad de 7,500 kilos mensuales. Para ello, la Ley de Ingresos incluirá el nuevo concepto de servicio de la Secretaria de salud, es decir una cuota por kilogramo.
El titular del ISSEA agradeció al gobernador por haber respaldado decisiones importantes en este sector, como no adherirse al INSABI y echar a andar el nuevo Hospital Hidalgo.
Finalmente, Adolfo Tello Esparza, director de Atención Hospitalaria, otorgó al mandatario estatal un reconocimiento en nombre del personal de salud por su labor y disposición al brindar los recursos necesarios durante la pandemia para garantizar el equipo de protección de la mejor calidad, lo que permitió que la entidad estuviera siempre por encima del lugar 27 a nivel nacional en número de trabajadores de salud que se vieron enfermos o lamentablemente fallecieron en el cumplimiento de su deber.