Estudiantes organizadas de la Universidad Autónoma de Aguascalientes que se dedican a brindar información de los procesos de denuncia, acompañamiento o representación legal, demandaron ayer de la UAA para que resuelva las 23 denuncias en #MeToo desde el 2018, a pesar de que sus nombres e identidades fueron expuestos para formalizarlas ante la institución educativa.

Acompañadas por mujeres de otras agrupaciones, la colectiva por alumnas de distintas carreras de la UAA recalcó que los profesores y el personal administrativo denunciado por incurrir en hostigamiento deben ser sancionados y demandaron la revisión y la modificación del actual “Protocolo de actuación ante situación de acoso discriminación y violencia”, para lo cual entregaron una propuesta que tratase únicamente las violencias de género.

En rueda de prensa, luego de narrar los sucesos desde el año 2018, el colectivo estudiantil aplaude las recientes acciones de la autoridad universitaria, por lo que se espera que sean un parteaguas para acciones que demuestren voluntad política para resolver problemáticas internas que aquejan desde hace mucho tiempo.

Asimismo, se confía que bajo esa reacción pública de suspensión de un estudiante, anuncien de la misma forma su compromiso para investigar a los docentes y personal administrativo implicados en denuncias de agresión sexual y conductas inapropiadas bajo las denuncias que se interpusieron anteriormente.

Se requiere brindar mecanismos adecuados para la realización de una denuncia, evitando procesos revictimizantes como los del protocolo actual, y acciones contundentes para la prevención efectiva de la violencia de género dentro de la benemérita institución.