Aunado a que las instalaciones que dan albergue al Supremo Tribunal de Justicia del Estado resultan insuficientes para dar cabida al trabajo que se realiza por jueces, magistrados y todos aquellos que requieren de los servicios, también se tiene una carencia de jueces en las distintas materias, pero es en el orden penal donde del déficit resulta más notorio, consideró la magistrada presidenta de esta institución, Gabriela Espinosa Castorena.

Refirió que en general los jueces en todas las materias están por demás saturados, ejemplo de ello es que, en lo local, los enjuiciadores de oralidad penal desahogan entre 15 y 18 audiencias diarias “y en cada una tienen que estar al 100%”, por ello manifestó, “es un área de oportunidad que tenemos que trabajar”.

Comentó que cada mes los jueces presentan un informe del trabajo realizado, y al observar la carga se ha podido determinar la falta de personal en esa área y la necesidad de abrir otro juzgado y nombrar a quien vaya a estar al frente de éste, no obstante, se debe mencionar que para ello se requiere presupuesto.

En este sentido, indicó que la propuesta de presupuesto para el 2022 incluyó un aumento de jueces, pues, aunque este año fueron tres jueces más de oralidad los que se sumaron a la plantilla laboral, para 2022 se estima que se requieren al menos dos más y así fue la petición.

Espinosa Castorena mencionó que hay estudios que indican que un juez de oralidad penal debería atender máximo entre ocho y 10 audiencias por día, dependiendo de la naturaleza da cada una de ellas, considerando que si bien hay casos que ameritan audiencias de hora y media, hay otras que se llevan hasta tres días.

Por lo que sobre la medición de dicho estudio y lo que se atiende en Aguascalientes, tan sólo en las salas penales la carga de audiencias casi se duplica, y cuando un juez atiende hasta 18 audiencias diarias le afecta anímica, física y psicológicamente, pues es mucho estrés y la salud de ellos también se debe cuidar.

Dejó en claro que se tiene considerada esta situación, pues el déficit de jueces penales para la entidad no garantiza que se cumplan los criterios recomendados por estándares internacionales que indican que en Latinoamérica hay 10 jueces penales por cada 100 mil habitantes, en México el promedio es de 3.77, pero en Aguascalientes es apenas de uno por cada 100 mil.