No debe mezclarse la política con la Salud Pública porque el resultado que estamos viendo es la lamentable condición en la que nos tiene el Gobierno Federal en cuanto al plan de vacunación anti-COVID, así lo estableció el médico infectólogo Francisco Márquez Díaz.

Afirmó que en cuestión de la vacuna se ve muy lento aún en México, derivado primero por la disponibilidad mundial del biológico y en segundo por las estrategias que el Gobierno Federal está teniendo para aplicarlas.

En tal sentido, dijo que no tomar al Sistema Nacional de Vacunación que ya existe y que tiene la experiencia para la vacunación, es un error que puede impactar en la capacidad de inmunizar a la población en general. “La verdad no hay necesidad de armar grupos de vacunadores inexpertos como los servidores de la nación, definitivamente no tiene cabida, cuando hay personal de salud que puede orientar a voluntarios que habitualmente han sido universitarios, gente joven, con habilidad e inquietud y con capacidad”.

Recordó que en las campañas de vacunación que se llevaron a cabo en México hace 20 o 30 años participaron sobre todo estudiantes de Medicina, “entonces hay las Escuelas de Medicina y Enfermería, o sea, personal de salud en formación que tiene la orientación y la capacidad habitualmente apoyado bien estos objetivos y esto no sería un caso diferente”.

Estableció que en Estados Unidos, el Gobierno ha hecho toda la promoción al poner todos los medios posibles para vacunar al mayor número de personas en el menor tiempo posible, mientras que como se está estructurando en México, es que haya grupos de vacunadores para lo cual solicitan voluntarios, “pero van a ser organizados por estas personas y dentro de las características de los voluntarios, piden que anoten si tienen algún tipo de experiencia o formación en el área de la salud, entonces definitivamente se percibe algo improvisado”.

Esto, más que riesgos, enfatizó que implica un retraso en los objetivos, toda vez que no es lo mismo, alguien que ya ha vivido la experiencia de vacunar a las personas a alguien que apenas va a entrar en la curva de aprendizaje.