La urgencia de reactivar la economía con la reapertura de algunos negocios que se dará el próximo fin de semana, no debe de ser superada por la racionalidad que conlleva el atender una urgencia sanitaria de este tipo, externó el presidente de Canaco, Humberto Martínez Guerra, quien consideró riesgosa la autorización emitida por las autoridades estatales para tal fin.
El líder de la Cámara Nacional del Comercio (Canaco) dijo que no se puede actuar con irresponsabilidad únicamente por la urgencia de reabrir establecimientos, pues el hecho de no hacerlo considerando la evolución del COVID-19 y de los parámetros del semáforo de la “Nueva Normalidad” podría ser contraproducente al tener el riesgo de que en corto tiempo exista un repunte de personas contagiadas del mencionado virus. Lo anterior, dijo, provocaría mayores afectaciones de salud y económicas más difíciles de sobrellevar.
En consecuencia, pidió acatar el protocolo de salud y de ser posible realizar un calendario de reapertura de negocios, siempre y cuando las condiciones de salud así lo permitan. Exhortó a quienes integran el comercio, turismo y servicios, a presionar a las autoridades para que también establezcan protocolos de prevención que sirvan precisamente para trabajar con garantías a favor de empleados y propios clientes.
“No podemos dar pasos apresurados sin responsabilidad, reabrir establecimientos únicamente por urgencia y no tomando en cuenta los criterios de salud podría ser contraproducente para tener incluso una peor crisis, por eso el regreso debe ser paulatino”, concluyó.

¡Participa con tu opinión!