A pesar de que se castiga hasta con ocho años de cárcel las falsas llamadas al Servicio de Emergencia 911, continúa saturándose la línea, con reportes absurdos y bromas; solamente se ha detenido a cinco personas y la sanción fue administrativa, todo quedó en apercibimiento, de las 400 mil llamadas improcedentes en lo que va del año.
Mientras no se aplique la ley seguirán dándose fuertes erogaciones en la movilización de personas y unidades, más aún se pierde el tiempo, por encima de casos de verdadera urgencia.
En el Código Penal del Estado de Aguascalientes, en el apartado correspondiente a los Tipos Penales Protectores de la Movilización de los Sistemas de Respuesta de Emergencia, se encuentra el Artículo 194, que establece que el Uso Indebido de Llamadas Telefónicas para movilizar los sistemas de respuesta de emergencia consiste en:
I. Permitir o realizar mensajes o llamadas, sin que exista necesidad o justificación, a cualquier sistema de respuesta de llamadas telefónicas de emergencia o su equivalente que preste este tipo de servicios.
II. Permitir o realizar una llamada telefónica a los sistemas de respuesta de llamadas telefónicas de emergencias o su equivalente para dar un aviso falso de alerta, emergencia, ayuda a un particular o cualquier otra situación que genere la movilización o presencia del cuerpo de bomberos, personal de emergencias médicas, personal de Protección Civil o elementos de las corporaciones de Seguridad Pública.
Al responsable del Uso Indebido de Llamadas Telefónicas para movilizar los sistemas de respuesta de emergencia se le aplicarán de 6 meses a 2 años de prisión y de 50 a 100 unidades de medida y actualización (UMA).
Tratándose de la conducta prevista en la Fracción II de este Artículo, se impondrán de 3 a 8 años de prisión y de 200 a 300 unidades de medida y actualización (UMAs) y al pago total de los daños y perjuicios causados, si la conducta del infractor provoca un accidente o daños a consecuencia de su llamada falsa.
Sin embargo, no hay registro alguno, de multa o encarcelamiento a quienes cometan esta falta, de ahí que se hace caso omiso a las disposiciones penales en este ámbito.