Otro deporte que no ha visto la luz al final del túnel en este 2020 ha sido el futbol americano que al ser un deporte de alto contacto se quedó totalmente suspendido desde marzo y que no ha podido volver si quiera a los entrenamientos presenciales quedando con la duda de la fecha en la que se podrá regresar a entrenar. Arturo Muñoz presidente de Cuernos Largos habló de su experiencia como líder del equipo en lo que ha sido un año complicado en todos los sentidos.
“No conocíamos los alcances de la pandemia, seguimos las indicaciones del sector salud y del IDEA, creíamos que era por 15 días hasta que aumentó el tiempo, fue una incertidumbre ya habíamos empezado con la pretemporada. Teníamos muchos planes, estábamos por sacar los juveniles de equipadas y la master equipadas, fue algo muy doloroso porque no pudimos terminar la preparación física ni iniciar una preparación con las demás categorías. Fue muy complicado hacer una planeación por todo lo que podía ocurrir durante el año”.
“Se cancelaron todos. Categorías juveniles, equipados en ambas ramas y master. Todas las temporadas quedaron congeladas, no había fecha ni permiso por parte de la federación ni por el IDEA, el americano es considerado como uno de los deportes con alto riesgo. No pudimos trabajar en los campos de entrenamiento. Los planes para el 2021 todavía son inciertos, la llegada de la vacuna nos da esperanza, pero todavía no hay fechas, es muy complejo todavía. Lo más probable es que sea en febrero o en abril cuando tengamos noticias” comentó sobre los eventos cancelados y futuros.
Al ser cuestionado sobre los retos que presentó la pandemia Muñoz no solo tocó lo deportivo, sino también lo humano. “Primero la falta de conocimiento del virus y sus alcances. Adaptarnos a la salubridad dentro del campo y después ser solidarios con las familias, perdimos a varios de nuestros seres queridos de una u otra forma, tratar de superar esto y ver cómo la gente se quedó sin trabajo o sin papás. Enfrentamos una realidad dolorosa, tenemos que empezar desde cero con la gente que está pegada a nosotros, trataremos de levantarnos y ayudarnos entre todos. Hay que entender que el americano puede ser una válvula de escape para superar todo esto, tendremos que pensar en los estados que puedan recibir competencia. Lo más importante será reconstruir el equipo como la familia que somos” aseguró.
En cuanto a la forma de trabajar del equipo en estos meses fueron diferentes las opciones que tomó Cuernos Largos para mantener cerca a su comunidad. “Al principio se trabajó con rutinas en casa, posteriormente tuvimos que cambiar para que todo el staff de coacheo y el staff se comenzará a la preparación académica. Los managers también conocer más el futbol americano, desarrollamos planes deportivos tratando de llevar el deporte a otro nivel evitando que los colaboradores fueran solamente de buena voluntad. Ahora que regresemos tenemos que estar en otro canal, que tenemos que ser más profesionales sobre todo en el capital humano”.
“Siempre se ha valorado el factor humano para nosotros. Ver a todos día a día, es oportunidad de formar personas de bien y la gente que nos permite trabajar con niños para su formación es positivo. La falta de eso nos hace extrañarnos a todos, los viajes, la convivencia, los gritos, los partidos, el sentir el campo, toda propiedad del club, el futbol americano es parte de nuestra vida que le dedicamos muchas horas a la semana” comentó sobre lo que han valorado en este periodo de pausa.