El presidente de la Fundación Nefi Campos Bienestar Psicosocial, explicó que el trastorno afectivo bipolar es un padecimiento neuropsicológico en donde hay una afectación física entre la comunicación del sistema límbico y la corteza pre frontal, lo anterior se debe a un déficit de sustancias como la dopamina y la epinefrina, estas deficiencias ocasionan que quienes lo padecen, por momentos no puedan conectar con la parte lógica y racional del cerebro.
Los pacientes con este trastorno oscilan entre dos polos, el depresivo con episodios cortos que pueden durar días u horas y el de euforia en el que se experimenta irritabilidad, efusividad a la hora de toma de decisiones, impulsividad a la hora de comer, de gastar y en la vida sexual.
Durante el periodo de euforia, el juicio de los pacientes se ve alterado por lo que son incapaces de tomar decisiones con claridad “definitivamente este es un padecimiento que las personas no quieren tener, pero no pueden tan fácilmente evitarlo porque es una falla neuroquímica del cerebro”, explicó Nefi Campos.
Cuando el paciente atraviesa por el polo depresivo llega la ideación suicida y cuando llegan a la etapa de efusividad tienen la energía para consumar el pensamiento suicida y en muchos casos termina en intentos de suicidio o incluso en la muerte.
El 82% de los pacientes que acuden a la fundación Nefi Campos Bienestar Psicosocial con ideación suicida recurrente tienen trastorno afectivo bipolar y en muchos de los casos las personas no lo saben, pues pueden tardar hasta 20 años en recibir un diagnóstico correcto.
Para que el paciente logre una estabilidad, debe pasar por tratamiento psicológico, farmacológico y nutricional cuando éste se cumple la oportunidad de éxito es del 96%, si bien el trastorno afectivo bipolar no tiene cura, puede controlarse con las medidas adecuadas.
El Día Mundial del Trastorno Bipolar se conmemora a partir del natalicio del pintor holandés Vincent Van Gogh, uno de los artistas más influyentes del mundo, quien fue póstumamente diagnosticado de padecer probablemente un trastorno bipolar.

¡Participa con tu opinión!