Llama la Diócesis de Aguascalientes a los fieles católicos a vivir la fiesta de los Fieles Difuntos y a no mezclarla con tradiciones extranjeras como el Halloween que no tiene nada que ver con la cultura mexicana, destacó el vocero, Carlos Alberto Alvarado.

En ese sentido, consideró que es importante que los padres de familia en el hogar y los maestros en las escuelas enseñen a los niños la tradición del Día de Muertos, que en su opinión, ha perdido arraigo con el paso del tiempo, la cual dijo busca honrar a nuestros ancestros.

“Sabemos que la naturaleza de los niños es preguntar y por ello es importante transmitirles de manera adecuada la importancia de esta festividad, y nosotros como padres, podemos verla como una oportunidad para que ellos conozcan sobre las tradiciones de nuestros antepasados”.

Carlos Alberto Alvarado Quesada enfatizó que hay muchas tradiciones extranjeras como el Halloween, que se ha mezclado con las tradiciones mexicanas e incluso en algunos casos hasta compiten.

“El Halloween ha cobrado muchas fuerza en varios países, entre ellos México, donde los niños usan disfraces y piden dulces puerta por puerta. Las dos tradiciones tienen en común la muerte, sin embargo, ambas pueden festejarse, ya que ocurren en días distintos. Pueden disfrazar y llevar a su pequeño el 31 de octubre pero también acercarlo los días 1 y 2 de noviembre a la festividad del Día de Muertos”.

A pesar de lo anterior, el vocero de la Diócesis de Aguascalientes se manifestó optimista de que aunque se festeje el Halloween en México, nuestras tradiciones jamás desaparecerán, ya que son parte de nuestra identidad.

“Lo importante es que los niños lo tengan claro. No se trata de dar a elegir, sino de explicar. Desde pequeños, es conveniente enseñarlos a respetar lo diverso y lo distinto, que hay diferentes culturas. Lo único que hace diferentes a los seres humanos, son los valores, costumbres y tradiciones con las que convivimos”.