Recientemente se registró una movilización policiaca en las instalaciones de FedEx ubicadas en Ciudad Industrial, después de que empleados de la empresa de paquetería detectaran un paquete sospechoso similar a uno entregado días atrás en una refaccionaria del fraccionamiento Educación Álamos, el cual aparentaba contener un artefacto explosivo.
El incidente ocurrió el lunes por la mañana, cuando los trabajadores estaban etiquetando los paquetes para su entrega y notaron una caja de cartón que les pareció sospechosa. Esta caja era similar a otra que había sido entregada la semana pasada a Auto Refacciones Meño, situada en la avenida De los Maestros con esquina en la calle Agostaderito, en el mencionado fraccionamiento. En aquella ocasión, la caja contenía objetos que parecían ser un artefacto explosivo.
Tras el hallazgo, los empleados contactaron al número de emergencias 911. Respondiendo a la alerta, acudieron al lugar agentes de la Policía Estatal y de la Guardia Nacional, así como un binomio canino. Luego de una inspección detallada, se determinó que la caja no contenía ningún artefacto explosivo, concluyendo que se trataba de otra falsa alarma.
Anteriormente, policías estatales y el escuadrón antibombas del Ejército Mexicano habían examinado la caja entregada a la refaccionaria y también habían descartado la presencia