Recientes hallazgos científicos han revelado una relación entre la salud bucal y las enfermedades neurodegenerativas, especialmente con el Alzheimer, destacando la importancia de una buena salud oral como parte esencial de un estilo de vida saludable, afirmó Italia Marín Bosque, miembro del Colegio de Odontólogos.
La especialista presentó una investigación publicada en la revista Science Advances en 2019, la cual evidencia la asociación entre la bacteria Porphyromonas gingivalis, común en zonas inflamadas de la boca, y la enfermedad de las encías. Esta bacteria también ha sido identificada en el cerebro de pacientes con Alzheimer, sugiriendo que la enfermedad periodontal podría incrementar el riesgo de desarrollar demencias, incluido el Alzheimer.
Marín Bosque explicó que estudios en ratones han demostrado que las bacterias orales pueden alcanzar el cerebro a través del torrente sanguíneo y dañar las células nerviosas. Un estudio del National Institute on Aging de Estados Unidos, publicado en el Journal of Alzheimer’s Disease en 2020, refuerza la conexión entre las bacterias bucales y el desarrollo de demencias, siendo el Alzheimer responsable del 60% al 70% de estos casos.
La experta subrayó la relevancia de preservar una óptima salud bucal como medida preventiva, citando datos de la Agencia de Salud Pública de Estados Unidos que desde 1999 ha realizado alrededor de 6 mil exámenes dentales para investigar la relación entre la enfermedad de las encías, las infecciones bacterianas orales y el desarrollo de demencias.
Además, hizo énfasis en que los problemas de salud bucal pueden repercutir más allá de la boca. «Las bacterias orales pueden trasladarse a órganos vitales como los riñones y el hígado, e incluso se ha sugerido una posible asociación con ciertos tipos de cáncer. Por lo tanto, es fundamental mantener una buena salud oral para el bienestar general del organismo».