Miguel Angel Gonzalez Castillo 
Agencia Reforma

Estados Unidos 26-Jun-2021 .-Los científicos anunciaron que un inmenso cráneo fosilizado que tiene por lo menos 140 mil años es una nueva especie de humano antiguo, un hallazgo que podría cambiar las opiniones actuales de cómo, e incluso dónde, evolucionó nuestra especie, el Homo sapiens.

El cráneo pertenecía a un varón maduro que tenía un cerebro enorme, arcos superciliares prominentes, ojos muy hundidos y una nariz bulbosa. Había permanecido escondido durante 85 años en una noria abandonada, después de que un trabajador lo encontró en una obra de construcción en China.

Los investigadores bautizaron a la nueva especie Homo longi y le dieron el apodo de “Hombre Dragón”, en honor a la región del Río Dragón, en el noreste de China, donde se descubrió el cráneo.

El equipo dijo que el Homo longi, y no el Neandertal, era la especie humana extinta más cercanamente emparentada con la nuestra. Si se confirma, eso cambiaría la forma en que los científicos visualizan el origen del Homo sapiens, que se ha elaborado con los años partiendo de descubrimientos fósiles y el análisis de ADN antiguo.

Pero varios expertos discreparon con esta conclusión, publicada en tres artículos que proporcionaron la primera mirada detallada al fósil. Sin embargo, muchos aún así opinaron que el hallazgo podría ayudar a los científicos a reconstruir el árbol genealógico humano y cómo surgieron los humanos modernos.

Todos los expertos que revisaron los datos en los estudios coincidieron en que es un fósil magnífico.

En 1933, un trabajador que laboraba en la construcción de un puente en la ciudad de Harbin descubrió el peculiar cráneo. Es probable que el hombre, cuyo nombre no ha sido dado a conocer por su familia, haya reconocido que había encontrado un espécimen científicamente importante. Apenas cuatro años antes, los investigadores habían encontrado otro cráneo parecido a un humano, apodado el Hombre de Pekín, cerca de Beijing. Parecía vincular a la gente de Asia con sus precursores evolutivos.

En lugar de entregar el cráneo nuevo a las autoridades japonesas que ocupaban el noreste de China en ese entonces, el trabajador optó por esconderlo. Durante décadas, no hizo mención del cráneo a nadie. En un relato del descubrimiento del fósil, los autores de los nuevos artículos especularon que se avergonzaba de haber trabajado para los japoneses.

Poco antes de su muerte en 2018, el trabajador le contó a su familia sobre el fósil. Fueron a la noria y lo encontraron. La familia lo donó al Museo de Geociencias de la Universidad GEO de Hebei, donde los científicos pudieron ver de inmediato que había sido exquisitamente bien conservado.

En los artículos publicados, los investigadores argumentaron que el Homo longi parece haber sido un adulto de gran tamaño. Tenía las mejillas planas y la boca ancha. Falta la mandíbula inferior, pero los investigadores infieren de la mandíbula superior del Hombre Dragón y de otros cráneos humanos fósiles que probablemente carecía de mentón. Afirman que su cerebro era aproximadamente un 7% más grande que el cerebro promedio de un ser humano vivo.

Los investigadores argumentan que la combinación de características anatómicas del “Hombre Dragón” no se encuentra en ninguna especie de homínido, el linaje de simios bípedos que divergieron de otros simios africanos. Más tarde evolucionaron hasta convertirse en especies de cerebro más grande que prepararon el escenario para que el Homo sapiens se expandiera por todo el mundo.