Ángel Charles
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Con el área metropolitana recibiendo apenas seis horas diarias de suministro de agua, el Gobierno de Nuevo León reventó ayer una ordeña al acueducto de la Presa El Cuchillo que surte a la ciudad, líquido que era desviado a una represa en un rancho.
El agua para la represa, ubicada en el municipio de Los Ramones, podría abastecer a todo el municipio de García o 140 mil personas, afirmó el Gobernador Samuel García citando datos de Agua y Drenaje (AyD).
García sostuvo que tienen detectados seis ranchos en la zona que ordeñan el acueducto y ofreció dar más datos hoy.
El Cuchillo, la presa más grande del estado, es la principal fuente de agua de la ciudad, ya que surte unos 5 mil litros por segundo, casi la mitad de los 13 mil litros que consume el área metropolitana, subrayó el emecista.
El rancho, próximo a la carretera libre a Reynosa y cuyo propietario no fue identificado, usaba el líquido para la cría de tilapias.
«Estos bandidos picaron tres veces el ducto y alegando fuga llenaron el rancho con esta presa», dijo García ayer al mediodía en una transmisión en video del operativo estatal en el rancho.
«La fuga, según Agua y Drenaje, equivale a lo que García consume, 140 mil personas», subrayó.
El operativo se realizó luego de que Grupo REFORMA informó el martes pasado de la existencia de fugas en el acueducto de El Cuchillo, justamente en el municipio de Los Ramones.
El Gobernador ordenó ayer cerrar el rancho, arreglar las fugas y extraer el agua de la represa con pipas para llevarla a la ciudad, además de catear más propiedades próximas al acueducto.
«Vamos a dar un golpe contundente. Tenemos detectados seis ranchos que se roban el agua del ducto de El Cuchillo», afirmó.
El Mandatario local se comprometió a dar hoy los nombres de los dueños de estos seis inmuebles.
El rancho con la represa se ubica en el kilómetro 73 de la carretera libre a Reynosa y el ducto ordeñado, de 84 pulgadas, se localiza a unos 300 metros de la represa.
Según datos estatales, las tres tomas clandestinas que robaban el líquido para la propiedad sacaban al menos 300 litros por segundo, equivalentes a lo que actualmente surte la Presa La Boca, que casi está seca.
En el operativo, que empezó por la mañana reparando las fugas, participó personal de AyD, agentes ministeriales y unas 15 patrullas con policías de Fuerza Civil, incluyendo elementos de la División de Acciones Tácticas.
Adicional esto, el Mandatario informó que catearon ranchos con tomas ilegales en la zona citrícola, tanto en las inmediaciones de los Ríos Pilón, en General Terán, como en el Río Ramos, en Montemorelos.
«Cierren los ductos ilegales o van pa’l bote», advirtió García. «Me voy a meter a los ranchos y vamos a sacar a quienes se roben el agua».

¡Participa con tu opinión!