César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La mitad de las 100 mil desapariciones registradas en México se concentran en sólo 5 entidades.
De acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas, 49 mil 901 casos ocurrieron en Jalisco (14 mil 971), Tamaulipas (11 mil 972), el Estado de México (10 mil 997), Nuevo León (6 mil 222) y Veracruz (5 mil 739).
Además, si se observan exclusivamente los casos de mujeres desaparecidas, las entidades con mayor incidencia son el Estado de México, Tamaulipas, Jalisco, Nuevo León y la Ciudad de México.
El registro documenta el primer caso el 15 de marzo de 1964; sin embargo, el 83.5 por ciento de las 100 mil desapariciones se han registrado a partir de 2006, cuando inició la llamada guerra contra el narcotráfico.
Del total, el 75 por ciento son hombres y 25 por ciento, mujeres. En hombres, el grueso de las desapariciones ocurre cuando ellos tienen entre 20 y 34 años, mientras que en mujeres el principal rango de edad es de 15 a 19 años.
A esta problemática se le suma una crisis forense que, de acuerdo con una investigación del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México, mantiene a más de 52 mil cuerpos sin identificar en los Servicios Médicos Forenses o en fosas comunes.
Esta situación obligó a los familiares de personas desaparecidas, principalmente mujeres, a organizarse en colectivos para exigir justicia y realizar búsquedas de fosas clandestinas.
«¿Qué caso tiene que nosotras, en la búsqueda, encontremos a uno, si la delincuencia se lleva a dos?», cuestiona María Guadalupe Aguilar, quien fundó en 2013 el colectivo Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos en Jalisco, tras la desaparición de su hijo, José Luis Arana Aguilar, de quien supo por última vez en 2011.
«Lo peor de todo es que no vemos esperanzas, no sabemos cuándo esto vaya a parar, (esa es la exigencia) que se pare ya, que detengan esta situación, este dolor, pero hace falta mucha voluntad política».
Yolanda Morán, del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México, lamentó que las desapariciones continúen desde hace tres sexenios y ninguna estrategia funcione para detenerlas.
«Les pedimos que replanteen sus estrategias», pidió.
Morán busca a su hijo Dan Jeremeel Fernández Morán, quien hace casi 14 años fue privado de su libertad por militares en Torreón, Coahuila.
«Cada vez somos más las que estamos con esta terrible tragedia, dolor, tristeza, frustración, angustia; despertamos y cae la noche, pero lo mismo, lo mismo; unas llevamos 14 años, otras 12, otras un día, otras tres meses, pero todas con el mismo dolor», dijo.

¡Participa con tu opinión!