Llama el secretario general del Sindicato de la Industria Automotriz y Metalmecánica, Rogelio Padilla de León, a los trabajadores de Nissan a guardar la calma y a no caer en nerviosismo, ante el anuncio del recorte de mil personas de las plantas de Cuernavaca y Aguascalientes.
Entrevistado por El Heraldo, indicó que esta situación es derivada del problema de la contracción en el mercado automotriz a nivel nacional y que se ve reflejado en la producción. Sin embargo, dijo que aún no puede dimensionar a qué grado pudiera afectar esto también a la proveeduría local. “Tenemos que platicar también con los directivos de cada una de las empresas, ver cómo están estructurados sus planes de negocios y sobre todo cómo se van a modificar también con relación a las demandas que existen ahorita en el mercado”.
Padilla de León atribuyó esta decisión también a otros factores tales como al nuevo Acuerdo de Libre Comercio firmado recientemente entre México, Estados Unidos y Canadá, así como al cambio en el Gobierno Federal, por lo cual dijo que como Sindicato están preocupados ante este anuncio hecho por Nissan Mexicana, “porque no queremos perder un solo trabajador, nosotros nos proponemos que siempre se generen empleos, sobre todo luchamos para que la estabilidad laboral se mantenga y nuestra plantilla en ningún momento sea disminuida, pero hay condiciones que a veces son adversas y pues hay que enfrentarlas”.
Asimismo, comentó que en su Sindicato siguen teniendo empresas del ramo automotriz en el estado, donde aún hay cerca de 1,200 vacantes, pero dijo desconocer si con esta medida anunciada por Nissan, vaya a dar otro giro esta situación. Por lo anterior, comentó que se mantendrán expectantes de que el impacto sea el menor para Aguascalientes. “El mal no se lo deseamos a nadie, pero también tenemos una planta que se ubica en Cuernavaca, que es más antigua y esperemos que la repercusión no sea tan grande para Aguascalientes”.