Mariana Montes
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-Dicen que los chicos a veces brindan grandes lecciones.
Y ayer esto resultó ser cierto: durante una jornada histórica, ellas y ellos enseñaron cómo vivir la democracia. Ni las largas filas, ni la temperatura que llegó a los 37 grados apagaron el ánimo por debutar como electores.
Para Mariana Reyes, por ejemplo, votar es la manera de alzar la voz por los jóvenes, sector de la población a menudo olvidado en las campañas políticas.
“Me parece que los partidos no tienen suficiente agenda para ellos porque muchas veces cuentan con que no votan”, señaló la adolescente de 18 años, quien emitió el sufragio en la Colonia Anáhuac.
“El venir a votar como una mujer joven es la muestra de que uno de los grupos más grandes de la lista nominal sí tiene intereses. Es una manera de que, como ciudadanos, no nos quedemos en silencio”.
Ella es una de los 148 mil 590 personas de 18 y 19 años que pudieron, por fin, estrenar la credencial emitida por el Instituto Nacional Electoral.
Mariana tuvo razón al decir que los muchachos representan un importante sector de votantes: hubo, además, 493 mil 506 ciudadanos entre los 20 y los 24 años en la Lista Nominal, algunos de los cuales también seleccionaron a sus gobernantes por primera vez.
Así vivieron este domingo para la memoria.

ELIGEN EL RUMBO DE MÉXICO
Pedro Villanueva pasó más de una hora bajo el intenso sol mañanero, pero esto y más estaba dispuesto a hacer con tal de recibir las boletas en las que indicó sus elecciones para Gobernador, Alcalde, y Diputados locales y federales.
“Yo crecí viendo a mis papás, acompañándolos en las últimas dos elecciones, y ahora siento este poder de elegir a tus gobernantes y que tu voz en verdad sea escuchada en las decisiones”, contó el estudiante de 18 años, vecino de la Colonia Satélite.
“Este proceso no nada más es de venir a votar. Es investigar, es tener conciencia de a quién eliges para representarte. Y también me compromete a exigir que las promesas sean cumplidas”.
Arturo Valenzuela, de 20 años, sólo tuvo un arrepentimiento durante los comicios.
“La asoleada está cañona, creo que debí haberme traído un paraguas”, dijo el chico de 20 años, vecino de Cumbres. “Pero esto es por la democracia, es el usar nuestra herramienta para hacer contar nuestras opiniones”.
Él no votó solo. Estuvo acompañado de Ana Laura Gracia, su amiga de la misma edad.
“Estoy aquí porque este voto es muy importante para nivelar los Congresos. Además, me emociona ver cómo funciona todo el proceso de marcar las boletas”, expresó la chica.
Preocupada por la violencia contra la mujer, Valeria Saldívar, de 21 años, hizo fila durante alrededor de una hora en una casilla localizada en la Colonia Linda Vista. Pidió a los próximos gobernadores, alcaldes y diputados atender esta problemática, cumplir sus propuestas y escuchar las necesidades de la población.
“Votar es una forma de dar voz a nuestras ideas, independientemente de por quién votes”, consideró la joven.

POR UN MEJOR PAÍS
Olympia Martínez, de 19 años, pensó que, al participar en las elecciones, apostó por el porvenir del País.
“Hice una hora y 15 minutos de fila, pero valió la pena porque el votar es mi derecho y mi obligación”, agregó la sampetrina.
El ejercicio democrático no sólo demuestra quiénes son los mexicanos en el presente. También enseña lo que pueden ser en los próximos años, afirmó Alberto Treviño, adolescente de 18 años, y también habitante de San Pedro.
Muchos chavos asistieron a emitir el sufragio en compañía de la familia. Por ejemplo, Monse Solís, estudiante de 18 años y habitante del sector La República, se tomó una selfie con sus papás. Mostraron, por supuesto, los dedos entintados.
“Creo que un mejor México es posible, y es necesario votar para que esto suceda”, afirmó.
La que tuvo mariposas en el estómago antes de entrar a las urnas fue Daniela Ramón, veinteañera que acudió a la casilla instalada en el Himalaya International School.
“Estaba nerviosa porque no sabía cómo funcionaba, pero me explicaron y me sentí mucho más tranquila. Pienso que este momento era importante para tener un mejor México”, contó.
Hernaldo Castillo, de 19 años, tuvo el mismo sentimiento.
“Votar representa para mí el buscar un mejor futuro para México porque ahorita la verdad la situación está muy complicada”, dijo el vecino del Fraccionamiento Ex Hacienda El Rosario, en Juárez.
Con información de Marlene Hernández