El 2020 estuvo lleno de contrastes para las Centellas de Necaxa que iniciaron el año con un arranque de torneo impresionante, sumando muchos puntos en pocas jornadas que hacían soñar con pelear por un lugar en Liguilla y romper el récord de puntos de franquicia. Sin embargo, la pandemia cortó este torneo que fue suspendido dejando sin competencia a las jugadoras durante varios meses. Las acciones se reanudaron en el Apertura 2020 y las Centellas no pudieron repetir el buen accionar del inicio del año teniendo problemas a la defensiva y situaciones adversas que causaron muchas derrotas.
Al final el equipo culminó en la última posición de la liga con solamente 10 unidades sumando tres victorias, un empate y 13 derrotas. Al final de la temporada la líder del equipo Fabiola Vargas declaró que el equipo es de formación siempre buscando nuevo talento que poner en la cancha y esto tiene sentido, ya que el pasado viernes toda la directiva encabezada por Vargas estuvieron presentes en visorias para tener nuevas jugadoras en Centellas la próxima temporada. Las pruebas se dieron en las instalaciones de Casa Club y las prospectos tuvieron que entrar con todas las medidas sanitarias como toma de temperatura y uso de cubrebocas; después se dedicaron a realizar algunos ejercicios para luego pasar a interescuadras.
Tanto la técnico de Centellas como los visores estuvieron atentos a cada jugadora buscando a alguna que pueda sumar talento al equipo que se ha caracterizado por darle la oportunidad a jóvenes que apenas comienzan su carrera en el futbol femenil. Será cuestión de días para conocer si alguna de las jugadoras que presentaron la prueba podrá sumarse a los trabajos de pretemporada y pasar filtros rumbo a una nueva temporada y un nuevo año que pretende ser diferente para las Centellas.