Staff
Agencia Reforma

CIUDAD MIER, Tamaulipas.- En esta comunidad, uno de los dos “Pueblos Mágicos” de Tamaulipas, muy lejos quedaron los tiempos en que recibía turistas y, en cambio, el terror de los convoyes del crimen organizado se ha vuelto cotidiano.
El recrudecimiento de la violencia no sólo sacude a Mier, sino a todos los municipios limítrofes entre Nuevo León y Tamaulipas, en la denominada “frontera chica” con Texas, que está entre Reynosa y Nuevo Laredo, y se ha vuelto “tierra de nadie”.
Los municipios de Parás, General Treviño, Los Aldamas y Doctor Coss, en Nuevo León, y Camargo, Díaz Ordaz, Miguel Alemán, Mier y Guerrero, en Tamaulipas, son los más afectados y en los que se registra un éxodo de habitantes.
En una muestra de esta situación, el martes pasado, el Secretario de Seguridad de Doctor Coss, el militar retirado Francisco Leónides Cruz, murió al ser atacado por un comando criminal integrado por vehículos con blindaje llamados “monstruo”.
La disputa entre el Cártel del Golfo (CDG) y el Cártel del Noreste (CDN), que pelean esta amplia zona fronteriza con Estados Unidos y sus aduanas, ha sido el detonante de la violencia, pero el fracaso de los operativos policiacos ha agravado la situación.
“Hay una serie de actividades delictivas (en esa zona) que son muy ‘atractivas’ para los diferentes grupos (del crimen)”, dijo el Vocero de Seguridad Pública de Tamaulipas, Luis Alberto Rodríguez, que señaló que se trabaja en reforzar la vigilancia.
El Vicefiscal del Ministerio Público de Nuevo León, Luis Orozco, aseguró que grupos criminales de Tamaulipas buscan circular por los municipios nuevoleoneses, lo que genera enfrentamientos como en el que murió el mando de Doctor Coss.
Aunque las cabeceras municipales son afectadas, las comunidades rurales han sido las más sacudidos por las balaceras y, de acuerdo con testimonios, prácticamente son “pueblos fantasma”.