Hace su agosto don clandestino

No han faltado los “emprendedores” que ante la oportunidad que les representa la Ley Seca, ofrecen bebidas alcohólicas mediante las redes sociales. Basta con ingresar a Facebook o Twitter para encontrar un sinfín de publicaciones en las que se comercializan toda clase de destilados y cervezas a precios que llegan a duplicar los que se ofertan usualmente en el mercado regular. La mayoría de las entregas son en puntos medios entre el vendedor y comprador, en otros casos a domicilio con un costo extra. Las autoridades han reconocido que les resulta difícil el control y seguimiento de este tipo de actividades, por lo que exhortan a la ciudadanía a no hacer uso de estos servicios, toda vez que además de falta de regulación, son un medio por el que puede comercializarse producto de dudosa procedencia. Basta recordar el caso de la intoxicación masiva registrada el pasado mes de mayo en Jalisco por consumo de alcohol adulterado.