Con 16 años de experiencia, certificado por la  ANEPPAC México y con varios reconocimientos tanto nacionales e internacionales, Javier Antonio López Ramírez es uno de los entrenadores profesionales de perros más reconocidos en Aguascalientes. Su trabajo, implica riesgos constantes, como ataques y mordeduras, evidencias que tiene marcadas con cicatrices, las cuales incluso presume con orgullo.

Javier reconoce que para ser entrenador de perros, se requiere de temple, paciencia y amor por los animales. Su labor es tan versátil que van desde ayudar a corregir conductas en canes, hasta adiestrar a perros de guardia y protección.  Para ello, debe portar un traje especial, el cual le exige estar en excelente condición física para soportar las desgastantes sesiones, mismas que lo dejan exhausto.

Confiesa que a pesar de tener varios años como adiestrador profesional, nunca ha dejado de sentir miedo, sobre todo cuando es la hora de enfrentar a perros Rottweiler. Sin embargo, está consciente que la adrenalina es un requisito indispensable en su profesión. “Nunca he dejado de sentir miedo, pero me gusta. Sabes a lo que enfrentas, es como si le dijeras a un jugador de futbol americano, que ya no juegue porque lo van a golpear. Al final, es lo que nos gusta”, expresó.

Desde hace más de dos años “Macho”, su perro, se ha convertido en su mejor amigo con el cual ha logrado varios reconocimientos, entre ellos el primer lugar en la Copa de las Américas y del Caribe, realizado en Cuba. Como integrante del Team Bajío, ha tenido la oportunidad de compartir y adquirir nuevos conocimientos, mismos que aplica en los entrenamientos que imparte en su academia.

Finalmente, López Ramírez reconoce que sus logros profesionales son producto del esfuerzo de muchas personas que están atrás de él y por supuesto, de los canes a quienes les reconoce la nobleza.