Con un empate de 2-2, pero global de 5-4, el Borussia Dortmund derrotó al Sevilla en la ronda de octavos de final de la Champions League en un intenso partido lleno de polémica que estuvo a punto de ganar el cuadro español.
Esta serie, entre Borussia Dortmund y Sevilla, fue una de las más atractivas de los octavos de final gracias al nivel parecido de ambos equipos y, después de dos intensos partidos, ambos no decepcionaron, manteniendo al filo del asiento a todos sus seguidores en los dos partidos.
En los primeros minutos de este segundo encuentro, el Sevilla mostró su intención de remontar la serie, pero, por más que llegaron al arco, no pudieron concretar, de modo que todo se les vino abajo cuando Erling Haaland anotó el 1-0 al minuto 35 luego de rematar una gran diagonal de Marco Reus.
Iniciando la segunda parte, se tuvieron los minutos más curiosos del encuentro, y posiblemente del torneo, ya que el mismo Haaland anotó el 2-0 en una jugada llena de rebotes en el arco, pero el árbitro invalidó el gol y, a cambio, le dio un penal a favor del Borussia Dormund por la jugada previa.
En este penal, el arquero Bono logró desviar el tiro de Haaland para evitar el gol, burlándose del delantero noruego; pero, para su mala fortuna, el árbitro volvió a ser protagonista al repetir el penal porque Bono se adelantó y, esta vez, el noruego no falló, anotando, finalmente, el 2-0 y, de paso, se burló de Bono.
Diez minutos más tarde de esta acción, otra vez el árbitro quiso dejar las cosas parejas y marcó un penal dudoso a favor del Sevilla, mismo que cobró de manera efectiva Youssef En-Nesyri para poner el marcador 2-1. Todavía en el agregado, el mismo Youssef anotó un golazo de cabeza para empatar el partido, estando a sólo uno del alargue, pero, al ser la última jugada, los sevillanos se quedaron sin tiempo y fueron eliminados.
Con esta victoria global, el Borussia Dortmund avanzó a la ronda de cuartos de final junto con el FC Porto y, de igual manera, Erling Haaland seguirá teniendo oportunidades para quedarse con el título de goleo; el noruego llegó a 9 tantos, marcando en 7 de sus 8 partidos disputados.