Por Jesús Alejandro Aizpuru Zacarias

Estoy convencido que la situación por la que atraviesa el estado de Guerrero y gran parte del país, está íntimamente ligada al crecimiento económico y la generación de empleos formales.

Sin el afán de buscar ningún tipo de justificación sobre la terrible crisis de seguridad que se vive en Guerrero, y con el único fin de poner sobre la mesa indicadores económicos, a efecto de que ustedes, amables lectores, puedan comparar y a su vez emitir su opinión, les comparto la siguiente información.

De acuerdo con datos del sitio web del observatorio económico México ¿cómo vamos? a través del cual presenta la versión estatal y nacional de su semáforo económico con metas para transformar al país, el estado de Guerrero es una muestra de cómo la falta de crecimiento económico va de la mano con la desintegración del tejido social y en consecuencia aumento de la inseguridad.

En los últimos 10 años, el estado de Guerrero ha crecido anualmente en materia económica 1.10% colocándose como la economía estatal con menor avance durante la década. Otro dato que contrasta con la media nacional, es el primer trimestre del año, en el cual Guerrero se colocó en 1.4%, mientras que el desempeño del país fue de 2.4%.

En materia de generación de empleo, la situación para Guerrero de igual forma, fue poco halagadora. Mientras el promedio del país alcanzó 32.2% –empleos formales como porcentaje de la población económicamente activa, (PEA)– en el convulso estado el porcentaje fue solo de 10.4%.

Lo más lamentable y que debe ser materia de estudio por parte de las autoridades, es que de acuerdo a las cifras que arrojan los semáforos de indicadores económicos estatales que dan seguimiento a 10 variables fundamentales (Crecimiento Económico, Generación de Empleo, Bienestar, Inversión Extranjera Directa, Fomento a las Exportaciones, Estado de Derecho, Deuda Pública Controlada, Reducción de la Informalidad, y Diversificación Laboral) la situación del país no parece ser muy optimista, solo tres estados: Guanajuato, Nuevo León y Jalisco aprobaron el Ranking de Avance Económico; ocho estados, entre ellos Aguascalientes, podrían aprobar con redondeo; y el resto, es decir 21 entidades, reprobó.

El Gobierno de la República, y los Ejecutivos de Estados como Tabasco, Durango, Nayarit, Zacatecas, Morelos, y evidentemente Michoacán, deben prestar atención a los indicadores y comprender la lectura de lo que arrojan los mismos, puesto que sería lamentable que el día de mañana sufran una crisis de inseguridad como la que se vive hoy en Guerrero.

Como es costumbre, les agradezco el valor de su lectura y los espero una vez más la próxima semana.