Alejandra Carrillo
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-La Guerra Cristera o Cristiada fue una guerra civil en México que se luchó sobre todo al Occidente del País. En Jalisco, hubo una gran movilización desde la región de Los Altos y el centro del estado.
En ella, los mexicanos se opusieron a través de enfrentamientos armados a los decretos del entonces presidente Plutarco Elías Calles, quien promulgó una serie de leyes en las que buscaban separar al Estado del clero y se prohibió el libre culto fuera de las iglesias.
Según la historia, los clérigos y sacerdotes animaron a los ciudadanos a levantarse en armas al grito de Viva Cristo Rey. La mayoría de los integrantes de este conflicto, por parte de la iglesia, estaba conformado por campesinos y agricultores de las regiones rurales de estados como Jalisco, Michoacán, Zacatecas y San Luis Potosí, sobre todo.
El conflicto armado duró alrededor de tres años, de 1926 al 29. Se calcula que durante ellos murieron asesinados más de 250 mil hombres en total.
A pesar de que eventualmente tanto el gobierno como la iglesia católica llegaron a acuerdos, los campesinos involucrados y llevados al frente contra el ejército, continuaron la lucha provocando, según historiadores, grandes dificultades económicas que devinieron en una gran ola migratoria con destino a Estados Unidos.