En ocasión del Día Mundial del Ahorro que se celebra el 31 de octubre, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF 2018), el 37.8% de los mexicanos mayores de edad -casi 13.4 millones de habitantes-, tiene una cuenta de ahorro formal en una institución bancaria y el 63.2% de la población pone en riesgo el total o parte de sus ahorros al no resguardarlos en instituciones financieras reguladas como los bancos.

Ignacio Villanueva Chávez, titular de la unidad de atención de la Condusef, aseveró que ahorrar es un hábito que cualquiera puede adoptar; pero si se va a llevar a cabo requiere compromiso y ser responsable. Guardar una cantidad de dinero puede servir para comprar algo que siempre se ha querido, dar el enganche de una casa o de un auto; en caso de tener imprevistos, cubrirlos sin necesidad de endeudarse; o tener tranquilidad al momento de su retiro.

El ahorro formal se define cuando al menos se utilizó alguno de los siguientes instrumentos: una cuenta o tarjeta de nómina, cuenta o tarjeta de pensión, cuenta o tarjeta para recibir apoyos de Gobierno, cuenta de ahorro, cuenta de cheques, depósito a plazo fijo, fondo de inversión u otro producto ofertado por alguna institución financiera.

El ahorro informal es aquel donde el dinero se guarda en la casa, con algún pariente o mediante mecanismos como las tandas, alcancías o instituciones no autorizadas.

Principales motivaciones para el ahorro:

  • 30% de las personas encuestadas ahorra para futuras emergencias
  • 30% lo hace sin un fin específico
  • 9.7% lo hace pensando en el tema de su retiro
  • 8.3% ahorra dinero para comprar una casa o un departamento
  • 7.7% para tener un fondo de respaldo para educación
  • 5.8% para adquirir un automóvil
  • 8.5% restante para adquirir o comprar algún otro artículo o servicio.

Recomendaciones para ahorrar en el corto, mediano y largo plazo:

  • Hacer un presupuesto mensual
  • Aprender a distinguir entre necesidades y deseos
  • Evitar compras innecesarias y gastos hormiga
  • Optar por el ahorro formal: procurar una cuenta de ahorro en la institución financiera que más convenga, para ello investigar cuál ofrece un mayor rendimiento, un mejor servicio y cobra menos comisiones.