Si bien jurídicamente la Suprema Corte de Justicia de la Nación es la última instancia dentro del Estado Mexicano, aún queda la instancia internacional de la Corte Interamericana de Derechos Humanos a la que buscará acudir el Frente Nacional por la Familia para echar abajo la resolución sobre el aborto en México, así lo dio a conocer el asesor jurídico, Alan Capetillo Salas.

En el marco de la conferencia de prensa del Frente Nacional por la Familia, el abogado explicó que hay una porción explícita de la Convención Interamericana de Derechos Humanos en el Pacto de San José que expresamente reconoce el derecho a la vida desde la concepción. “De hecho se discutió en la Corte, sólo que los ministros decidieron darle un sesgo, en nuestra opinión, ideológico, para de alguna forma darle la vuelta al tema”.

Estableció que en el conjunto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos no hay ningún artículo en el cual la Suprema Corte de Justicia se haya basado para dar su resolución. “No hay ningún lugar donde se establezca en la Constitución que hay un derecho a cancelar la vida del no nato o como lo frasean eufemísticamente el derecho de la mujer a decidir, es obvio que todos los seres humanos tienen derecho a la salud y a la vida, pero equiparar eso a un derecho a interrumpir la vida de un inocente y además cancelar la autonomía de los congresos de los estados para legislar, no es posible”.

Enfatizó que ello va en contra de la propia resolución de la Corte en la acción de inconstitucionalidad 11/2009, que expresamente estableció hace más de 10 años cuando se discutió el tema de la despenalización del aborto en la Ciudad de México y los ministros establecieron que en la Constitución no había una definición explícita del tema, por lo que quedaba en la autonomía de los estados determinar en su libertad de configuración, si protegían o no la vida y con qué alcance. “Ese antecedente básicamente lo desconocieron la semana pasada”.

Asimismo, dijo que la sentencia de la Corte está plagada de ideología de género donde se encuentran términos tales como el de personas gestantes, separando la idea de mujer de la capacidad de gestar, como si fueran 2 cosas distintas y habla de temas de interseccionalidad y discusión respecto de conceptos donde no necesariamente se tiene que estar de acuerdo.

Por lo anterior, apuntó que dicha sentencia se puede llevar ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos para reivindicar el Pacto de San José o bien plantear una Reforma Constitucional en el país para dejar en claro a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación qué piensa el pueblo mexicano sobre el derecho a la vida.