Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Al menos 10 vehículos de diversas empresas fueron incendiados ayer por grupos armados en Michoacán, en la zona aguacatera de Uruapan.
Los sujetos realizaron la quema de los automóviles como respuesta a los operativos del Ejército, Guardia Nacional y la Policía estatal en esa región purépecha.
Las acciones violentos se e reportaron en Tancítaro, San Juan Nuevo Parangaricutiro y Uruapan.
Los grupos armados interceptaron diversos vehículos repartidoras de mercancías y algunos particulares para después bajar a sus ocupantes, rociarles gasolina y prenderles fuego.
Entre los vehículos afectados están camiones foráneos de pasajeros, repartidoras de botanas y pastelitos.
En el caso del transporte de pasajeros, los sujetos armados ingresaron a la central camionera de Uruapan e incendiaron una unidad de la empresa Parhikuni.
Los usuarios de la Terminal vivieron minutos de terror al observar a al comando armando, con fusiles a la vista y causando destrozos a su paso.
Las autoridades en esta zona se vieron rebasadas para atender las llamadas de emergencia sobre la presencia de hombres armados en distintos puntos de la ciudad.
El Gobernador de Michoacán, Alfredo Bedolla, aseguró que en Uruapan y San Juan Nuevo Parangaricutiro, estaban ayer bajo el control de las fuerzas del orden y que cuatro sujetos ligados al incendio de vehículos fueron detenidos.
Indicó que está preparado para los «coletazos» que pueda dar el crimen organizado, tras la captura de los incendiarios.
Fuentes estatales indicaron que el Ejército y la Guardia Nacional realizan acciones de desarme y de capturas de diversos cabecillas ligados a la extorsión de aguacateros y a la tala de árboles en bosques de San Juan.
Ayer, en medio de las operaciones de las fuerzas armadas, la Policía de Michoacán aseguró un cargamento de madera en Uruapan, al parecer de procedencia ilícita.
Los efectivos, que instalaron tres puestos de control vehícular, observaron una camioneta cargada con la madera, por lo que procedieron a su revisión.
Es la segunda ocasión que en la zona se reportan estás acciones violentos en respuesta a la presencia de las fuerzas armadas.
El 12 de junio pasado pobladores de Uruapan y Nuevo Parangaricutiro también incendiaron vehículos en protesta al desarme de civiles.
En esa ocasión la Guardia Nacional, Ejército, Policía estatal y Fiscalía General del Estado (FGE) ingresaron a pie al Municipio de Nuevo Parangaricutiro, a 15 kilómetros de distancia de Uruapan.
Registros ministeriales afirman que en esa zona está presente el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y también civiles armados, integrados en la autodefensa «Ronda Comunitaria».
En la localidad de Nuevo San Juan Parangaricutiro, la cabecera municipal, el pasado 11 de marzo estos habitantes armados impidieron el ingreso de sicarios de Cárteles Unidos, lo que causó un enfrentamiento que dejó un saldo de cinco muertos y 32 detenidos.
Los civiles de la «Ronda Comunitaria» enfrentaron a los presuntos criminales que irrumpieron al lugar a bordo de camionetas blindadas y «monstruos», como se le conoce a vehículos blindados artesanalmente.
Cárteles Unidos pretende esa plaza, suponen autoridades, por lo que los grupos establecidos la zona de Uruapan justifican la portación de armas.
El operativo continuará ese sábado de forma escalonada este fin de semana y hasta el lunes, dijeron fuentes militares a REFORMA.