Más allá de Calakmul o Chichén Itzá, otras zonas arqueológicas menos conocidas ofrecen una mirada plena a los primeros habitantes de la Península de Yucatán.

Dzibilchaltún
A 17 kilómetros al norte de Mérida se localiza esta zona arqueológica de origen maya, famosa por el Templo de las Siete Muñecas. En esta construcción, al amanecer durante los equinoccios de primavera y otoño, el sol “atraviesa” por las ventanas creando una postal única.
Además, dentro del sitio está el cenote Xlakah, en el que el visitante puede refrescarse luego de una larga caminata por las distintas edificaciones.
Ivett Rangel

Chunhuhub
Los claroscuros en las fachadas de mampostería que han resistido al paso de los siglos son una de las características más relevantes de esta urbe maya, ubicada a unas cuatro horas de la ciudad de Campeche, en el municipio de Hecelchakán.
Descubierta en el siglo 19 por el explorador Teoberto Maler, se trata de uno de los ejemplos mejor conservados de la arquitectura maya, con frisos que aún muestran figuras zoomorfas y motivos geométricos, que alternan con muros completamente lisos.

Muyil
Inmersa en la Reserva Ecológica de Sian Ka’an -a unos 25 kilómetros de Tulum-, esta zona arqueológica muestra espacios impactantes, como El Castillo, del que quedan aún vestigios de su tono rojo original.
Conocida también como Chunyaxché, esta ciudad tuvo una gran relevancia comercial en la región, manteniendo contactos comerciales con otras potencias como Chichén Itzá o Mayapán, cuya influencia queda manifiesta en sus edificios.

Balamkú
Los rostros de tres jaguares coronan el espectacular friso que corona el Templo del Jaguar, significado que comparte con su nombre maya. Se trata de un friso único en su tipo, que muestra la forma en la que los pueblos originarios relacionaban a sus reyes y su entrada al inframundo.
El sitio se encuentra aproximadamente a tres horas de la ciudad de Campeche y, además de contar con un museo de sitio, tiene espacios donde se puede acampar y cuenta con servicios básicos.

Oxkintok
Su nombre significa “Ciudad de los Tres Soles de Pedernal” y su grandeza la ubica como una de las principales y más antiguas ciudades de la región Puuc, de las más importantes de la cultura maya.
Esta zona arqueológica se encuentra aproximadamente a 74 kilómetros de Mérida y, debido a su ubicación, tuvo un esplendor comercial y social que los arqueólogos fechan entre el año 300 antes de Cristo al 1200.

Toma en cuenta
Todas las zonas arqueológicas abren de lunes a domingo, de 8:00 a 17:00 horas. Durante el verano, se recomienda usar ropa ligera (de preferencia de algodón), protector solar y repelente de insectos. Las mascotas no están admitidas en los sitios.