Este domingo finalizó la primera fecha de la Copa del Mundo de la Federación Internacional de Gimnasia Rítmica realizada en Sofía, Bulgaria que tuvo la participación de la selección mexicana que se prepara rumbo a conseguir una plaza en Tokio 2020. Sara Ruiz Velasco de Aguascalientes tuvo acción durante estos días con el selectivo azteca que firmó una enorme actuación en conjunto quedándose muy cerca de sumar preseas.
En la final de cinco pelotas México se colocó en la cuarta plaza, sumando una puntuación de 33.350 gracias a una rutina nueva con elementos de alto grado de dificultad que combinaron elegancia, gracia y belleza. Esto tiene mucho mérito al ser la primera competencia que tienen las mexicanas desde que comenzó la pandemia en marzo del año pasado. Las dirigidas por Blajaith Aguilar Rojas también lograron un destacado puesto en la final de ejercicio mixto ubicándose en la quinta posición con calificación de 32.500.
Para llegar en las mejores condiciones y presentar en la excelente forma física y deportiva a la primera Copa del Mundo, el conjunto ingresó al Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento, para formar parte del “Programa de Reapertura del CNAR”, donde afinó detalles técnicos. Las mexicanas se quedarán en Europa ya que realizarán un campamento en Bulgaria de varias semanas con entrenamientos fuertes y chequeos constantes en sus rutinas debido a que estarán participando en la segunda fecha de la Copa Mundial de la FIG que tendrá lugar en Taskent, Uzbekistán del 16 al 19 de abril. Una vez terminada esta competencia ahora sí regresarán a México entrando a la etapa final de su preparación rumbo al Panamericano de Río de Janeiro, Brasil que se disputará del 4 al 6 de junio, evento que repartirá boletos a Tokio 2020.
Por lo pronto, Sara Ruiz Velasco se mantiene como una de las aguascalentenses con más posibilidades de ir a los Juegos Olímpicos recordando que de momento solo hay uno confirmado en Jesús Esparza que justamente este fin de semana compitió en Mazatlán con el objetivo de mantener un excelente nivel.