Debido a diferentes circunstancias que fueron principalmente deportivas y una más por la pandemia del COVID-19, desde hace tres años Aguascalientes no tenía una temporada con playoffs en la Liga Mexicana de Beisbol. Esa sequía terminó este jueves, cuando los Rieleros aseguraron la serie ante Bravos de León, consiguiendo clasificar a la siguiente ronda de la liga, que comenzará este sábado con la ronda de comodín.
La temporada regular no fue fácil para los Rieleros, que iniciaron con una seguidilla de derrotas sin poder hacer pesar, sobre todo el andén del Romo Chávez que, aunque lucía con grandes entradas por parte de la afición, era testigo de derrotas que calaban hondo. A este lento inicio, se le sumó el escándalo extra cancha con los problemas con peloteros como Richy Pedroza y Cade Gotta, que terminaron saliendo del equipo. Sin embargo, no sólo fueron problemas de disciplina los que pegaron en Rieleros sino, también cuestiones de llamados a selección, como Henry Centeno, o lesiones, como Danry Vásquez, los que tuvieron que ausentarse por un periodo largo del diamante.
El Riel también batalló para encontrar a los abridores que mantuvieran con pocas carreras los partidos, pero, poco a poco, Luis Carlos Rivera fue encontrando su line up ideal con jugadores eficaces como Leonardo Reginatto y Jay Austin, que cayeron como anillo al dedo para el equipo con su llegada. Otros, como Marc Flores, Michael Wing, Francisco Córdoba, Henry Rodríguez y Eliezer Ortiz, mantuvieron un excelente nivel a lo largo de casi de todo el calendario, lo que permitió terminar de redondear un equipo con bateo oportuno que despertó en la segunda mitad de la campaña para hilar victorias que los fueron elevando de posiciones en la Zona Norte. También el buen trabajo de lanzadores como José Carlos Medina y Ernesto Zaragoza fueron apoyando al bullpen comandando por Anthony Vizcaya, Edgar López y Jorge Rondón, que, en general, tuvieron excelentes relevos.
Al final, a Aguascalientes le alcanzó para ponerse como el quinto mejor equipo de la Zona Norte con marca de 30 victorias y 31 derrotas; todo esto con algunos partidos cancelados por el tema de lluvia, pero que fue lo justo para meterse a unos playoffs que, si bien serán bastante duros por el rival en turno, serán una gran noticia para los amantes al rey de los deportes y al equipo que esperaron muchos años para volver a vivir una serie de eliminación directa que tendrá, por lo menos, dos juegos en el Romo Chávez.