Gloribel Amezola

El cáncer les arrebató muchos de sus sueños, pero la fundación CANICA les hará realidad uno, conocer Disneylandia. Siete niños pacientes de cáncer viajarán en marzo a California para hacer realidad uno de sus sueños, estar de cerca con las princesas, Mickey, Pluto y muchos otros personajes de sus películas favoritas.
Escarlet de cinco años, Argus, Dana y Santiago de ocho años, Frida de nueve años, Alejandra de trece y Daya de quince años, fueron los elegidos por la fundación para vivir esta experiencia, informó Roberto Flores, vocero de la organización.
Detalló que ellos fueron los seleccionados por ser quienes acuden con mayor regularidad a sus talleres de psicoterapia grupal e individual, donde se trabaja con la parte anímica y psicológica de las familias, sirviendo esto como un espacio donde pueden expresar lo que sienten y así manifestar grados menores de estrés, lo que se traduce a una mejor aceptación al tratamiento.
CANICA decidió festejar su tercer aniversario enviando a los siete pequeñines a consolidar uno de sus muchos sueños, los niños y sus familias estarán en aquel país por una semana; “CANICA cumple tres años el 15 de marzo de 2017, inauguramos en 2014 y es por eso que estamos haciendo nuestra celebración con este viaje”.
La fundación se está encargando también de tramitar la documentación necesaria para que los menores y sus papás puedan viajar sin ningún problema hacia los Estados Unidos.
“Viajaríamos desde el aeropuerto internacional de Aguascalientes, directamente a Los Ángeles, allá viviríamos la experiencia de estar en los dos parques de diversiones, tanto en Disneyland como en el de California Adventures, Estudios Universal, además de algunos museos y varias actividades que se están programando”.
Aclaró que ninguna de estas actividades representará costo alguno para las familias, luego de que gracias a los benefactores con los que cuenta CANICA, así como con las activaciones que realiza la organización, el costo del viaje en su totalidad ha sido cubierto.
Finalmente, informó que ésta no es la única actividad recreativa que la fundación organiza para el disfrute de quien padece esta terrible enfermedad, pues también está programado un encuentro de jóvenes con cáncer en Mazamitla, así como una visita a la playa, ahí los niños y sus familias conocerán el mar; “el año pasado fueron 18 familias”.