MONTERREY, N. L.- Al igual que su personaje de Javier en la serie Mi Querida Herencia a Mauricio Mancera también le gusta la copa, aunque él prefiere “la chela”.
Tras el estreno de la tercera temporada de la emisión protagonizada por Roxana Castellanos y Paul Stanley, el conductor habló de lo bien que la pasa en las grabaciones, aunque reconoció que en la primera entrega sufrió un poco.
“Javier nunca se agobia por nada, es un personaje que se lleva bien con todos, le entra a la copa y así seguirá”, comentó divertido Mauricio, quien reconoció que en la primera temporada de la serie batalló por su falta de experiencia en la actuación.
En lo que coincidió con su personaje, dijo, fue en que ambos disfrutan tomar.
“A mí también me gusta la copa, pero no el whisky y Javier sólo toma whisky. Ha sido muy chistoso porque a veces en restaurantes por cortesía amablemente me mandan whisky como a Javier, la verdad me los he tomado porque me da pena, pero a mí no me gusta el whisky, soy de ‘chela’, vino, roncito. Salgo barato, no soy tan finolis como Javier”.
Mancera recordó lo complicado que fue para él grabar la primera temporada por su falta de tablas en la actuación.
“Sufrí en cada uno de los llamados, sobre todo el primer mes y medio. Ahorita ya he tomado confianza actuando, conozco mucho más a Javier. Yo creo que sí se ha visto un crecimiento, por lo menos he tratado que así se refleje, me he tratado de desenvolver mejor en ese campo”. (Paula Ruiz/Agencia Reforma)