Édgar Contreras
Agencia Reforma

CDMX.- A pesar de que Cruz Azul otra vez perdió una final, Luis Romo percibe una vibra distinta. Al ser presentado como refuerzo de La Máquina, el volante expresó su ilusión por sumarse al proyecto de Martín Anselmi. El jugador también busca una revancha futbolística tras reconocer que pasó inadvertido en Monterrey.
«Es la tercera vez que llego acá a La Noria y platicaba, supongo que las sensaciones son diferentes. Cuando llegué muy joven era el sueño de convertirme en profesional, después vuelves y está esa deuda de campeonato, se respiraba mucha tensión siempre.
«Hoy, en mi tercera etapa, llego y se respira una armonía, tranquilidad, calma, un proyecto muy sólido y la verdad creo que en lo personal me va a apuntalar para llegar a un Mundial de la mejor manera», comentó Romo.
El volante portará el número 27. Reconoció su deuda con Rayados.
«Al final no dejé huella, yo soy muy exigente conmigo mismo y no gané nada. Fui a un club dos años y medio, muy grande, que hace una inversión y no gané nada. A eso me refería con salir de otra manera.
«Al final, creo que en la historia seré un jugador que simplemente pasó y eso no me gusta. La exigencia que tengo conmigo mismo, salir así, sin ganar nada, no me encantó mucho», dijo en La Noria.