Para sus maldicientes, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) está en vías de extinción, al considerar que las derrotas sufridas el pasado 6 de julio pueden ser las penúltimas elecciones en que participe, sin embargo cada vez que alguien lo augura su desaparición resurge cual ave fénix, por lo que por más que lo anhelen seguirá vigente y la mejor prueba está en que ha logrado salir adelante de las aguas embravecidas en que ha estado.

Alguien que puede decirlo con toda propiedad es el licenciado Augusto Gómez Villanueva (AGV), que en su extensa carrera política ha vivido momentos difíciles, pero también tiempos de sosiego, lo que le ha permitido hacer una serie de reflexiones y que más tarde ha plasmado en varias obras.

A sus 92 años volverá a ser diputado federal a partir del próximo uno de septiembre, lo que automáticamente lo convierte en decano de la LXV Legislatura. Es incuestionable que su aportación al Congreso de la Unión será muy importante, al desplegar toda su experiencia y que ojalá sea entendida, aceptada y puesta en práctica por sus colegisladores de todos los partidos.

Esta vez no representará a Aguascalientes, su estado natal, sino a la circunscripción que tiene como sede la Ciudad de México, lo que no obsta para que sea un firme apoyo de los gobiernos estatal y de los municipios para la gestión de recursos, que tanto se necesitan en varias áreas.

En la localidad ningún priista puede recriminarle que ocupe un escaño, ya que quienes fueron candidatos por la vía mayoritaria y de representación proporcional tuvieron su oportunidad y él, sabedor que no podía hacerlo aquí buscó la posición plurinominal, allá, en donde radica.

Su carrera política y en la administración pública es muy extensa. Comenzó como secretario particular del gobernador Enrique Olivares Santana y más tarde, en 1964, por primera vez fue diputado federal y un año después respondió al primer informe del presidente Gustavo Díaz Ordaz. Como líder de la Confederación Nacional Campesina (CNC) fue el que “destapó” al candidato presidencial Luis Echeverría Álvarez y a partir de entonces surgió una amistad entre ellos que perdura hasta la fecha. Echeverría lo designó jefe del Departamento de Asuntos Agrarios y que más tarde se convirtió en la Secretaría de la Reforma Agraria, por lo que don Augusto fue el primer secretario.

En el último año del gobierno echeverrista fue uno de los siete presidenciables, al igual que Porfirio Muñoz Ledo y al no obtener la candidatura ambos fueron comisionados por el PRI para dirigir la campaña del candidato José López Portillo, quien al ganar designó a Muñoz Ledo como secretario de Educación Pública y AGV volvió a ser diputado, convirtiéndose en líder de la L Legislatura, sin embargo surgió un problema entre Echeverría y López Portillo, lo que provocó que Gómez Villanueva se fuera al “exilio”, en calidad de embajador de México en Italia (1977) y más tarde en Nicaragua (1982).

Cuando pudo ser gobernador de Aguascalientes estaba en una posición envidiable a nivel federal y cuando quiso serlo no era su momento, por lo que se irá sin haber cumplido este sueño, que sin embargo no lo ha alejado de la política, tan es así que un escaño lo espera.

Su nacimiento se ubica en Aguascalientes, el 23 de julio de 1929 y sus estudios los llevó a cabo en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); ha sido diputado federal plurinominal dos veces, por lo que ahora es la tercera ocasión, además fue tres veces diputado de mayoría por el Distrito 02 (correspondiente a los 10 municipios fuera de la capital) y dos veces presidente de la Cámara de Diputados.

Ha publicado varios libros, entre ellos Retratos de mi Padre; El México que yo viví, en que refiere parte de la vida de su padre Macario J. Gómez, quien fue líder ferrocarrilero; Nacionalismo revolucionario, orígenes socioeconómicos de la doctrina internacional de la Revolución Mexicana, y El Campo que yo conocí.

MUJERES EMPRESARIAS

En un medio tan competido, la capacitación es fundamental para salir adelante, por lo que la Asociación de Mujeres Empresarias de Aguascalientes tiene en marcha la organización del Congreso Nacional que se llevará a cabo en mayo del año próximo en esta ciudad y en el que se espera reunir a más de mil participantes.

El propósito es que acudan más de mil mujeres, que en mesas de trabajo expongan su experiencia y qué se debe hacer para ampliar los márgenes de oportunidades, lo que puede aprovecharse en cada lugar para elevar la productividad de los negocios.

Es un buen signo que esta agrupación se preocupe por alcanzar mayores conocimientos, porque esto se traduce en mejores condiciones para las empresas que dirigen y principalmente que el personal bajo su mando esté en la misma sintonía, de manera que el resultado sea el que se han propuesto.

Sofía Acosta Alonso, presidenta de la agrupación local, explicó que con estas medidas podrá darse la reactivación económica, que es otra de las razones para impulsar los negocios y que todos vayan en la misma sintonía, lo que en su momento beneficiará no sólo a Aguascalientes sino a toda la República.

En total son 73 capítulos de Mujeres Empresarias en el país, por lo que cada uno tiene algo que aportar para ir por nuevos caminos de mejoramiento profesional, particularmente en los renglones de capacitación y tecnología. La intención es ir por la conquista de nuevos mercados dentro del país y en el extranjero.

La lideresa también mencionó que como capítulo local, le apuestan a alinear el Congreso a los objetivos de desarrollo sustentable de las Naciones Unidas (ONU), “participando así en más de 6 temas, como son: educación de calidad, industria, innovación e infraestructura, ciudades y comunidades sustentables, producción y consumo responsable, acción por el clima y alianzas estratégicas”, afirmó.

Es fundamental entender el ambiente en que se ha desarrollado la vida de las mujeres en México, por lo que en su papel de empresarias tienen que luchar en medio de una situación que en ocasiones no es favorable, pero con perseverancia y sobre todo capacitándose han logrado salir avante. Los indicadores no le son propicios, ya que perciben 16% menos en su salario que los hombres; sin embargo a nivel empresarial, de cada cinco pequeñas y medianas empresas que se abren en México, tres son lideradas por mujeres; las mujeres empresarias aportan el 37% del Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo a datos del Inegi; la Secretaría de Hacienda destaca que de cada 100 mujeres que solicitan un préstamo 99% saldan íntegramente la deuda, sin embargo sólo representan el 16% del sector empresarial en el país (Inegi); las mujeres en general tienen mayores tasas de graduación universitaria y mejores calificaciones que los hombres, no obstante antes de que cumplan 30 años van a estar ganando 10% menos que ellos, y en participación laboral es la más baja, después de Turquía, de 48%; en materia empresarial sólo el 2% de las mujeres mexicanas tienen esta categoría, frente al 6% de los hombres.