El director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial, Alberto Aldape Barrios, informó que la productividad y la competitividad local se han frenado por la cancelación de 20 proyectos importantes de investigación impulsados por empresas, instituciones de educación superior y los centros de investigación del Conacyt, a causa de que esta institución retiró sus apoyos económicos.

En cuestión económica, consideró que en los primeros siete meses de la administración de Andrés Manuel López Obrador ha prevalecido la incertidumbre, además de que se han tomado decisiones que han bajado las perspectivas de crecimiento y han provocado que los inversionistas tomen con mucha cautela sus decisiones, pues no tienen certeza jurídica sobre las mismas.

Respecto a la micro y pequeña empresa se observa que programas que podían mejorarse como los de capacitación, asistencia técnica y equipamiento que manejaba el Inadem, fueron cancelados para cambiarlos por las tandas productivas, y ante un entorno económico incierto, los afectados son las empresas de menor tamaño ya que requieren este tipo de apoyos para salir adelante.

En la parte del sistema financiero, el director del CIDE apuntó que el programa de garantías de Nacional Financiera no opera y no se ha definido el papel de esta institución junto con Bancomext, lo que ha propiciado que no haya la actividad económica suficiente para generar más empleos formales.

Para el segundo semestre se observa un clima de incertidumbre jurídica y que habrá necesidad de que el Gobierno Federal revise sus políticas públicas para que se genere un crecimiento entre 0.7 y 0.9% del PIB y haya algunas plazas en el sector laboral formal.

“Por esto las empresas deberán buscar esquemas innovadores y de asimilación de tecnología, mejorar sus niveles de competitividad y alternativas de financiamiento bancario o de otras alternativas no tradicionales para que accedan a capital de trabajo”, concluyó.