Tal parece que los días que tuvo Necaxa para preparar el duelo ante Querétaro sirvieron de poco debido a lo mostrado por el equipo la noche de este domingo en la octava jornada del Apertura 2021 en donde dejaron mucho que desear desde lo futbolístico hasta en actitud. Guillermo Vázquez salió con Luis Ángel Malagón; Brian García, Julio González, Fabricio Formiliano, Agustín Oliveros, Idekel Domínguez; Rubén González, Alejandro Zendejas, Alonso Escoboza; Luis García y Rodrigo Aguirre.
En el inicio del encuentro Necaxa fue el equipo que tuvo algunas opciones o al menos la intención de hacer daño en el marco rival, incluso estuvieron cerca a balón parado con un remate de Formiliano que en el contrarremate casi es anotado por Aguirre, pero se fue por fuera del arco local. Una buena jugada por derecha de Bryan Olivera permitió que el uruguayo le sirviera la pelota a Pablo Barrera que de primera intención sacó disparo cruzado, marcando el primer gol del encuentro ante la sorpresa de muchos.
El gol cayó como agua de balde fría para Necaxa que perdió totalmente la brújula de qué hacer en la cancha. Los minutos pasaron con los Gallos siendo mejores en la cancha y luego de un córner, un rechace al centro de Oliveros le quedó a Kevin Escamilla que sacó tremendo riflazo desde fuera del área para prácticamente romper las redes y aumentar la ventaja queretana que volvía locos a todos los asistentes en la Corregidora con su equipo saliendo del mal momento.
Para el segundo tiempo Memo Vázquez intentó mover las piezas de su equipo mandando tanto a Sepúlveda como a Quiroga al campo, pero esto solo causó un amontonamiento de delanteros que sumada a la falta de media cancha partieron al equipo en dos. Las acciones se trabaron en media cancha sin que ninguno de los dos conjuntos causara peligro en las porterías, fue hasta avanzado el complemento cuando un tiro libre de Pablo Barrera terminó en el fondo de la cabaña de Malagón, pero un fuera de lugar evitó el tercer gol queretano.
Sin embargo, la noche tenía todavía preparada un desastre más para los Rayos. Al 91′ un balonazo sin peligro botó cerca del área de Necaxa y Julio González regresó la pelota a la portería justo cuando Malagón iba saliendo a cortarla, la pelota entró al arco de los Rayos en un autogol increíble que redondeó una noche para el olvido por parte de Necaxa, que ligó su segunda derrota al hilo cayendo 0-3 ante un equipo que no había ganado en el torneo.
Los Rayos tendrán mucho por mejorar, de momento se mantienen en zona de repechaje con alfileres, estando en la undécima casilla con 9 puntos y en la próxima jornada, para ser específicos, el próximo viernes se medirán en el Victoria ante Atlas.