Fernando Vanegas 
Agencia Reforma

MONTERREY, México.- El gol que decidió la Final del Mundial de Clubes entre el Bayern Munich y Tigres debió ser anulado.
Así lo señalaron ex árbitros profesionales de la Liga MX, quienes apuntaron que el VAR debió haber analizado no sólo si existía fuera de lugar o no en la jugada, sino la mano que cometió Robert Lewandowski, previo al tiro de Benjamin Pavard.
“Gran decisión, sí es fuera de juego. ¿Y la mano de Lewandowski? Involuntaria, pero sí es sancionable”, expuso Marco Antonio Rodríguez, quien estuvo en el Mundial de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.
En el mismo tenor opinó otro silbante mundialista, Felipe Ramos Rizo, quien dirigió partidos en Corea-Japón 2002.
“Si le pega el balón en la mano, el gol con el que gana el Bayern tenía que haber sido anulado, mal el VAR”, sentenció.
El ex silbante Francisco Chacón coincidió con Rodríguez y Ramos Rizo.
Para él tampoco debió contar el gol que sí fue convalidado por el uruguayo Esteban Ostojich. En el VAR estuvo el chileno Julio Bascuñán, asistido por Khamis Al Marri, de Qatar.
“Si bien no existe fuera de juego en el gol del Bayern Munich, ese no debió contar por mano”, dijo Chacón.
Por su parte, Bonifacio Núñez explicó que la jugada no era fácil de apreciar, pero admitió que había argumentos para invalidar la jugada.
“Con respecto a la mano, por más que le están echando al VAR, es tan difícil esto que no es fácil, ‘no le busquen chichis a las gallinas’. No queramos ser puritanos ni exquisitos”, declaró el “Boni”.
“Siendo ‘reglistas’, exquisitos y puritanos sí es una mano que corta la trayectoria del balón y se queda muerto, pero después de cuántas jugadas y cuántas repeticiones”, comentó.
Con información de Edgar Contreras