Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

Temor a que Afganistán vuelva a ser un santuario para Al Qaeda… (bbc.com).

Comentario:

El Talibán funcionó bien para recuperar el control de Afganistán. Lograron en una semana lo que expertos habían estimado les llevaría unos seis meses: tomar la capital Kabul. Al parecer son buenos soldados. Pero ahora se enfrentarán al reto de gobernar. Y ahí es donde su eficiencia puede verse mermada. Deben establecerse condiciones para la seguridad, el comercio, las relaciones internacionales, las finanzas, la producción agropecuaria, la industria y un largo etcétera. ¿Qué se espera de ellos?

Aunque todas las áreas son interesantes, analicemos de momento la parte internacional. Existen cinco países que parecen ser los más interesados en la evolución del gobierno talibán: Estados Unidos, Rusia, China, Irán y Pakistán. ¿Qué expectativas tienen?

Estados Unidos tiene como meta salirse completamente de Afganistán el 31 de agosto. Parece tiempo suficiente para retirar a los ciudadanos y soldados americanos, pero limitado para sacar a cerca de 10 mil afganos que desean abandonar el país por temor a represalias del Talibán o simplemente porque no desean vivir bajo ese régimen. En un momento dado los americanos consideraron ampliar la salida, tal vez al 11 de septiembre, coincidiendo con el aniversario del atentado a las torres gemelas que inició la aventura, pero los talibanes dijeron que podría haber consecuencias y Biden prefirió mantener la meta del 31 de agosto. No por temor, sino para evitar alentar a potenciales terroristas. De hecho, no pueden descartar del todo el temor a que Al Qaeda vuelva a operar en territorio afgano y las bombas en el aeropuerto son una señal. Los talibanes han negado darle espacio a ese movimiento, pero controlar el 100% del territorio es muy complicado. Lo fue para el gobierno apoyado por Estados Unidos y lo será para el gobierno talibán. No habrá mucho amor entre los dos países, pero podrán verse a los ojos y negociar.

Rusia, desde antes de que los talibanes regresaran al poder, los apoyaba y les suministraba armas e inteligencia. No por amor a ellos, recordemos que de 1979 a 1989 los entonces soviéticos ocuparon el país, sino para contrarrestar el ámbito de influencia de los Estados Unidos y evitar que el Estado Islámico, enemigo de Rusia y del Talibán, ocupen las regiones fronterizas con los aliados rusos Tayikistán, Uzbekistán y Turkmenistán.

A los chinos les interesa tener relaciones pacíficas con el Talibán para explotar intereses económicos y evitar que los musulmanes se muevan por la pequeña frontera que existe entre los dos países y apoyen a los uigures de China.

Irán apoyó a los talibanes principalmente para golpear a los Estados Unidos. Sin duda ambos países iniciarán relaciones fructíferas.

Pakistán acogió a muchos afganos como refugiados debido a su gran frontera común. Se dice que el movimiento talibán inició en Pakistán, por lo que las relaciones ahora pueden ser cordiales. Al ser países vecinos, es de suma importancia llevarse bien. Si los talibanes llevan bien las cosas con estos cinco países, su gobierno puede prosperar. Veremos.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com