El presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes, Pedro Gutiérrez Romo, sostuvo que no es competencia del Gobierno Federal determinar el tamaño de los salarios que reciben los empresarios ni emitir recomendaciones a éstos para que disminuyan los ingresos de sus colaboradores.
Consideró lamentable que el tema salarial se haya convertido en una agenda de tal peso como para entrar en controversia con el Poder Judicial y poner en riesgo la estructura del estado y su división de poderes.
En conferencia de prensa al término de la sesión mensual ordinaria del pleno del CCEA, expuso que para la iniciativa privada local y del país, la incertidumbre permanece a medio mes de haber iniciado el nuevo gobierno y la situación se prevé igual por lo menos para los siguientes dos meses.
Esto mantendrá estancado el tema de inversiones, pues los traspiés dados en los primeros quince días de gobierno nuevo han tenido repercusiones en inversionistas nacionales y extranjeros que, junto con la ciudadanía en general, no terminan de tener un escenario claro sobre el nuevo rumbo que se dará al desarrollo del país.
“Así que, la previsión es que si en 2019 el país crece, seguramente será por la dinámica que ha adquirido de años anteriores y que definitivamente no se frena de un día para otro, pero sin un rumbo claro podría hacerlo a mediados del próximo año”.
Es un asunto que genera preocupación para todos los empresarios del país, que son los que generan riqueza a través de negocios de todos los giros y actividades y de una enorme diversidad de tamaños.
Sobre el particular, dijo que hay inquietud también por la posible desaparición del Inadem como organismo precursor de la empresa y la ocupación formal, porque si esa dependencia se sustituye por otra que cumpla la función y lo haga de mejor manera, todo estará bien, pero si desaparece sólo porque sí, será un retroceso para el fomento empresarial nacional.
Gutiérrez Romo indicó en torno a la propuesta de presupuesto de egresos del próximo año, que esperan la definición de rumbos, donde los empresarios puedan consolidar proyectos nacionales y foráneos, en un concepto de país al cual valga la pena apostarle.