De manera altruista y empleando la vocación de servicio que mantiene vigente desde hace 20 años, el paramédico profesional Arturo Álvarez, al igual que un grupo de aproximadamente 30 compañeros, ofrece de manera gratuita sus conocimientos para ayudar a quienes menos tienen y evitar así aglomeración de pacientes en instituciones del sector salud.

Dedicando tiempo personal, recursos de su propio bolsillo y su experiencia en la rama, Arturo Álvarez después de concluir su jornada laboral como paramédico del ISSEA, se alista para atender a pacientes que lo contactan por medio de redes sociales.

Consciente de que aquellas personas que por cuestiones de salud deben de salir de sus domicilios y con ello correr el riesgo de un posible contagio de coronavirus, desde que comenzó la pandemia, al igual que compañeros entre otros paramédicos y hasta médicos, se encarga de visitar a domicilio a personas que lo requieran. De manera gratuita, y sin importar el cansancio normal después de un turno completo en su trabajo, se dispone a retirar puntos de suturación, realizar curaciones, checar presión arterial o cualquier asistencia que requieren personas vulnerables y de la tercera edad.

Detalló que con la finalidad de reducir riesgos de un posible contagio de coronavirus, previamente se realiza a la persona que se va asistir, un test rápido para conocer su estado de salud. Posteriormente, se traslada por sus propios medios al domicilio del paciente, utilizando parte de su botiquín médico personal.

“Es una gran satisfacción poder ayudar de esa manera a quien más lo necesita, no solamente soy yo. Somos un grupo de compañeros que se han unido a un movimiento nacional. El cansancio es lo de menos cuando se debe de ayudar a quien más lo necesita”, resaltó.