Los niños, adolescentes y jóvenes a quienes tocó vivir los cambios abruptos ante el arribo del coronavirus SARS-CoV-2 en 2020, ahora llamada “generación COVID”, estarán más preparados para hacer frente a las adversidades que lleguen sin avisar, así como se presentó la pandemia el año pasado, pues a pesar de enfrentarse a la muerte, a la pérdida de empleos y cambios en la forma de adquirir conocimientos, han salido adelante.

En esto coincidieron los rectores de las universidades Cuauhtémoc, Juan Camilo Mesa Jaramillo, y Panamericana, Gabriel Domínguez García Villalobos, así como Martha Rangel, subdirectora de carreras ejecutivas de la Escuela Bancaria y Comercial.

Puntualizaron que ésta será una generación con habilidades por demás interesantes, de manera que lejos de etiquetarlos, se les deberá reconocer como personas del siglo XXI que lograron adaptarse fácilmente y que son capaces de enfrentar los miedos de una mejor manera.

El rector de la UCA resaltó que “esta generación será especial, linda, de mucho valor”, para luego aseverar que los jóvenes se enfrentaron a situaciones complejas; en el caso de los universitarios con más consciencia, inclusive a la muerte de seres queridos, al desempleo y reducción de la economía en sus hogares, hubo quienes también supieron que empresas de sus familias tuvieron que despedir personal, situaciones verdaderamente difíciles para el tema emocional y de desarrollo, sin embargo, siguieron adelante e inclusive, lograron un título.

Destacó que en este caso, en cuanto se observó que la pandemia duraría más de lo esperado inicialmente, en la universidad se hicieron las adaptaciones necesarias para continuar con la preparación de los futuros profesionistas mediante el sistema híbrido, e inclusive, haciendo uso del fideicomiso “Paula Briones”, para evitar la deserción por problemas económicos.

Por su parte, el rector de la Universidad Panamericana resaltó que la primera parte del reto, que era la adaptación al cambio, se hizo de manera inmediata, pues inclusive en esta institución, durante el último año y medio se ha hecho una inversión como nunca antes en adquisición de tecnología para que los estudiantes pudieran aprovechar de mejor manera el conocimiento que se imparte, además de la capacitación pronta para los docentes.

El llamado ahora de su parte es de que se pongan a estudiar, “están en la época para prepararse, no van a tener otro tiempo para estudiar con la misma dedicación. Vivan la modalidad que les ha tocado”, en tanto que a las universidades, tocará hacer frente a atender a nuevas generaciones que lleguen con ciertas deficiencias en su preparación, sí con muchas habilidades adquiridas, pero se les tendrá que preparar y nivelar en muchos aspectos.

En tanto, la subdirectora de carreras ejecutivas de la EBC, recalcó que tanto maestros como estudiantes se tuvieron que adaptar de manera rápida, tuvieron que invertir, a pesar de las vicisitudes económicas, en equipo e inclusive en tecnología para tener mejor conectividad y aprovechar la educación a distancia o en línea, sin perder la calidad y el compromiso educativo.

El reto en el ciclo escolar anterior y el que viene, que seguirá en línea o híbrido, según se presenten las condiciones sanitarias en el estado, es lograr que los futuros profesionistas no sientan que están perdiendo el tiempo con la nueva forma de recibir conocimientos a través de plataformas.

Ha quedado claro, resaltó, que actualmente están siendo formados profesionistas con un valor agregado, pues no sólo se adaptaron, sino que están haciendo uso de la tecnología como nunca antes, para su preparación.