Marlen Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La infraestructura de Petróleos Mexicanos (Pemex) para refinar está en peores condiciones, lo que provoca que pierda cada vez más dinero y produzca más producto de desecho.
«Poner a refinar a Pemex es igual que quemar dinero en la hoguera», afirmó Rosanety Barrios Beltrán, especialista del sector energético.
«Inyectarle más petróleo a las refinerías no es fortalecer a Pemex, es debilitarla. Los fierros no sirven y te echan a perder un tercio de cada barril de petróleo que procesan, haciendo que se pierda cada vez más dinero», añadió la especialista.
La especialista aseguró que la infraestructura de Pemex está cada vez en peores condiciones provocando mayor producción de combustóleo y menos gasolinas y diesel.
Los números le dan la razón a Barrios: De enero a septiembre, la proporción de combustóleo por barril de petrolíferos generados subió de 24 a 28 por ciento anual, mientras que la de gasolinas y diesel bajó de 54 a 52 por ciento.
Es decir, Pemex produce más de lo que menos se necesita y menos de lo que más requiere.
Además, en los primeros nueve meses del año la pérdida de operación de Pemex Transformación Industrial (la división encargada de refinación) ascendió a 121 mil 213 millones de pesos, lo que representó un alza anual de 115 por ciento.
En contraste, las refinerías de EU arrojan apenas 2 por ciento de combustóleo por barril refinado, según la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés).
«El petróleo se refina para generar productos que agreguen valor, como gasolinas y diesel; el combustóleo, en cambio, es un producto de desecho y se vende como tal. Entonces, produce más combustóleo y pierde petróleo que podría vender», apuntó.
Ramsés Pech, consultor de Caravia y Asociados, agregó que ante las ineficiencias de las refinerías el costo de mantenimiento para que operen es cada vez mayor.
Las condiciones de las refinerías nacionales impiden que se adapten para generar productos que brinden mayor ganancia, dijo.
«(En cambio) las refinerías de EU cambiaron su mezcla para producir mayor cantidad de diesel, porque la gasolina y turbosina no estaban siendo tan utilizadas; lo que hicieron fue meter más crudo pesado. El problema aquí es que si metes más pesado tendrás más combustóleo.
«Las refinerías de Pemex no tienen coquizadoras o no funcionan bien, y éstas sirven para que el combustóleo se convierta en gasolina y diesel», explicó.
En refinación de petrolíferos, los resultados financieros y operativos de Pemex pintan la dura realidad a la que se enfrentan los buenos deseos para la petrolera estatal.